Jugar bien / Escribir bien

Opinión

¿Quiénes seríamos sin el escudo de un club?

¿Se han preguntado quienes seríamos sin portar el escudo del equipo ni tener una trayectoria con muchos equipos anteriormente? Seguramente la confianza en un conocimiento futbolístico tendría grandes matices de incertidumbre o, por el contrario, la admiración de los aficionados a este saber de futbol que creemos tener, sería genuina.

Rivales en bloque bajo; que jodido es atacarlos

Evidentemente, me parece que el juego tiene distintas aristas para concebir una forma de ataque o los carriles de progresión ofensiva, pero inevitablemente todos convergen en el mismo punto y es donde el arco rival se encuentra. Mientras una cancha no tenga la portería en la banda izquierda, las vías para convertir seguirán reduciéndose a ir por el centro, y uno que otro equipo es consciente y saca tajada a su favor. Los centrales se van a dar un banquete rechazando todo por arriba. Buscaré explicarme a continuación.

Nadie nace queriendo ser lateral derecho

Algunos autores y otros que son más “gurús - vendehúmos” del éxito para el trabajo, hablan en sus libros sobre la dispersión mental durante una actividad, que no es sano irse y mucho menos desviar la atención pensando en temas que no tienen cabida en ese momento. Bueno, pues el grueso de mis textos emergen precisamente de acá, de momentos del entrenamiento o de partido donde una situación de la cancha dispara una pregunta a fin de sacar conclusión y que fácil me da 2 horas de sobre mesa y un café sin encontrar un consenso. Bendita pelotita, que da todo y para todos.

Los buenos son amigos; los incompetentes no

Desde hace tiempo algo me causa curiosidad en este negocio, y es que “casualmente” los buenos profesionales y expertos en el tema son amigos nuestros, mientras que a los incompetentes no los conocemos, solo sabemos de su incapacidad laboral y con eso basta para juzgarlos como personas. La pelota, en realidad, no distingue de buenos o malos, solo de métodos distintos.

Mi divorcio con el Tuca

Mi historia con el Tuca se parece mucho a la de un buen matrimonio. La comparo con esos novios que fincaron su romance cuando niños, sentaron las bases en tiempos de miel e ilusiones sin tope y al final se…
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde