Jugar bien / Escribir bien
Opinión

El futbol no cambiará este 2021

La ilusión y la fe de un mejor año, arropa en esta madrugada a las palabras que intento encadenar; son escasos los minutos transcurridos por este 2021, año que trae puesto al hombro la súplica piadosa de un planeta que anhela por volver a lo que antes era normal, o al menos, no tan difícil. El destino del juego y sus pasiones está escrito para este 20-21, pero lo iremos descubriendo durante las próximas 52 semanas.

El antecedente inmediato nos dice que los dirigentes, las autoridades y la presión mediática suscitada, sobre todo en mayo y junio, causaron el regreso a escena del juego y los futbolistas; el espectáculo volvió a inmuebles que nunca se imaginaron que, si bien podrían sentir de nueva cuenta el pálpito de los actores principales en cancha y la cumbia en el vestuario, pero que, en las butacas, los pasillos y estacionamientos habría de ver un escenario desolador, como si de una película de zombis con buen presupuesto se tratara todo esto.

El futbol volvió y no cambió mucho. Hoy nos damos cuenta de eso, cuando ya sucedió.

Este año no es nada distinto a los anteriores; el juego seguirá curtiendo vidas, moldeando personalidades y seguirá causando las más grandes pasiones tanto en fanáticos como en los protagonistas. Pero no cambiará y eso lo iremos descubriendo, la historia que ya está escrita en algún pequeño lugar y que solamente conoceremos al finalizar los 97 minutos cada sábado a la tarde.

Para este 2021 seguirán existiendo las remontadas, los goles de último minuto, los de vestidor y los enganches hacia dentro con pegada de fuera del área al ángulo. Seguirán corriendo y contratando entrenadores, fichando refuerzos que en el video se ven muy bonitos, pero a los 3 meses y 12 oportunidades, no terminarán de dar el ancho y saldrán por la puerta de atrás en verano. Habrá grandes sorpresas; equipos que en el papel no preocuparán a los de arriba y que cerrarán filas en un asado o después de una derrota difícil, se volverán fuertes y contundentes arriba, atrás poco les podrán dañar y habrán de galopar de manera silenciosa incomodando a más de uno en la liguilla.

Las propuestas metodológicas de entrenamiento seguirán siendo ejecutadas con minuciosa rigurosidad, pero aún así los equipos perderán, empatarán y ganarán el fin de semana. Entrenadores debutarán y serán un aliento para los tuiteros que nunca jugaron y aspiran a dirigir, reflejándose en los estrategas que manifiestan a los cuatro vientos ser la antítesis a lo que hoy descalifican como “vieja escuela”.

El 31 de diciembre del 2021 podremos hacer una pausa antes de ir a la cena con la familia; ahí, con la confianza de haber alentado o hecho todo lo humanamente posible para el equipo, nos daremos cuenta para que nos alcanzó y que fue lo que nos faltó conseguir. Ahí surgirá la pregunta: ¿Qué es lo que se necesita en el juego para alcanzar la cima?, pero mejor aún, el siguiente cuestionamiento nos exigirá a fondo un tiempo para la reflexión: ¿Qué es la cima?

Que sea un gran año para todos y que lo disfrutemos viviendo el día a día.

Daniel Guerrero | @dga_futbol

Comentarios

Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde