Jugar bien / Escribir bien
México

Ganando desde el banquillo; dos triunfos de México en fecha FIFA

México completó la “Gira Europea” con dos victorias, cinco goles a favor y dos en contra, frente a sus similares de Corea del Sur y Japón.
Ambos partidos cambiaron la tónica del partido cuando se realizaron movimientos, lo que habla de una gran dirección técnica por parte de Gerardo “Tata” Martino.

En el encuentro frente a Corea del Sur, al término del 1T, México registró uno de los mejores partidos en cuanto a generación de ocasiones, ya sea en construcción o aprovechando los errores de Corea mediante una presión alta
Sí bien faltó el último toque y se fallaron al menos tres claras, la superioridad en generación era notable, pero, esto en un partido oficial te condena.

Todo el equipo mexicano demostró un gran funcionamiento cuando se tuvo el balón, basado en un fútbol que no encasilla al jugador en una sola posición; Chucky apareciendo en las tres posiciones del ataque, Raúl como 9 o extremo izquierdo, Tecatito como extremo o volante derecho, Charly y Córdova (en mucho menor peso) de organizadores o conductores, Chaka en una función distinta, estuvo ubicado más como un lateral marcador para no dejar tanto espacio a Son, y cuando se sumaba al ataque, lo hacía como volante (pase a Chucky un ejemplo), y Edson como tercer central.

Los cambios que modificaron el ritmo y marcador:
Salió un extremo que se involucra más en la construcción (Corona) y entra un extremo que hace más profunda la cancha (Antuna). También sacó a un volante que solo ocupó carril central/interior (Córdova) e ingresó un mediocampista que puede caer a la banda (Orbelin) o también hacer de enganche.

A partir de esto, México se encontraba mucho más cerca de igualar el marcador, pero no fue hasta pasado el minuto 65 cuando logró anotar.
El 1-1 fue la recompensa de presionar alto, México robó cercano al área y marca. Clave la presencia del Chaka, de nuevo por carril interior, no como extremo y la función de Orbelin, sabiendo caer a las bandas.
El 2-1 Antuna con la función encomendada: hacer largo el campo y atacar en velocidad la espalda de los defensas. De nuevo Orbelin asistiendo, en este caso como mediapunta. Resaltar el pase clave de Raúl.
El 3-1 habla de una jugada trabajada; después de no concretar la primer jugada, Moreno recentró al que se encontraba en mejor posición, en este caso, Salcedo.

Frente a Japón:
El primer tiempo se sufrió muy similar al encuentro frente a Argentina que terminó en goleada, con la diferencia de que frente al equipo asiático Ochoa estuvo muy certero y sacó prácticamente todo.
Las carencias defensivas del equipo mexicano fueron muy notorias, y en gran parte se debieron a la ausencia de Edson mas la ubicación de Romo. Pese a que el jugador de Cruz Azul puede jugar de único contención, no ofrece el mismo orden táctico que el jugador del Ajax. Por lo tanto el equipo mexicano estaba muy cercano a su propia área.
Fueron 15-20 minutos donde Japón “bailó” a México, hasta que Martino modificó con los jugadores que tenía en el campo: ubicó a Luis más cercano al círculo central y no tanto un tercer central, el equipo mejoró cuando Romo y Orbelin se encontraban más cercanos.

De nuevo, los cambios que cambiaron la cara de México:
Con lo mostrado en el primer tiempo, Martino utilizó a Romo como un volante, sacó a Charly y entró Edson, además del ingreso del Chaka.
Con las modificaciones mencionadas, México encontró más volumen de juego y darle una circulación correcta al balón. La mejora del equipo se vio reflejada, con Pineda por carril interior izquierdo y con los habituales movimientos de Raúl hacia las bandas.

En estos dos partidos se demostró porqué sirven más que los que se realizan en Estados Unidos, verdaderas pruebas donde pueden probar distintas variantes para acercarse al arco, pero también reflejar carencias, en este caso, la defensa.
Frente a Corea, México sufrió cuando se trataba de defender a campo abierto o en los trazos a las espaldas; en un acomodo escalonado, Moreno se ubicaba como el elemento más retrasado, pero las coberturas fueron deficientes, poniendo en riesgo el arco mexicano en más de una ocasión.
El nombre de Johan Vázquez tendría que aparecer en las futuras convocatorias, ahora mismo no hay alguien con un nivel tan alto defendiendo a campo abierto, además de la correcta salida de balón que otorga.

Gerardo Martino supo y pudo aprovechar estos dos encuentros para demostrar que la selección mexicana tiene un DT de gran nivel, que logra componer sobre la marcha, que conoce a sus jugadores y sabe que pueden ofrecer.

Comentarios

Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde