Jugar bien / Escribir bien
Opinión

Nadie nace queriendo ser lateral derecho

Algunos autores y otros que son más “gurús – vendehúmos” del éxito para el trabajo, hablan en sus libros sobre la dispersión mental durante una actividad, que no es sano irse y mucho menos desviar la atención pensando en temas que no tienen cabida en ese momento. Bueno, pues el grueso de mis textos emergen precisamente de acá, de momentos del entrenamiento o de partido donde una situación de la cancha dispara una pregunta a fin de sacar conclusión y que fácil me da 2 horas de sobre mesa y un café sin encontrar un consenso. Bendita pelotita, que da todo y para todos.

Me parece que el juego tiene posiciones que, por defecto, todo jugador en etapas formativas desea ocupar y ahí trascender, soñar con Primera División, quizá por ahí ir a Europa y ser elegible para Selección Nacional. Es, por ejemplo, cuando a un grupo de pequeñitos les cuestionas sobre la profesión que quisieran tener de grandes y casi que en automático te dicen oficios esenciales en la vida como policías, bomberos o médicos. Bueno, acá son todos delanteros, porteros o wines.

El puesto del defensor lateral es el que no logro concebir si hay quienes deciden desde el principio jugar ahí. Ahora, como me respondieron en uno de mis tuits, “por estadística tiene que haber uno”, y que razón que tiene, porque en un mundo tan amplio y extenso, seguramente existe por lo menos alguien, pero de ahí, a la estratosférica cantidad de goleadores o gambeteros, hay demasiado trecho.

La influencia de los entrenadores de barrio, de escuelita y de fuerzas básicas, me parece, es lo que marca el camino de los grandes laterales que ha dado el futbol mexicano, centro y sudamericano. Hablo de tipos con buen ojo y años en este negocio, que detectaban en los entrenamientos a un chamaco con buena velocidad, intensidad y hábil en el duelo, que podría ocupar la línea de cuatro y que con ciertas referencias y tareas post – entrenamiento se le interioriza el oficio defensivo; ahora, si a eso le notaban también un buen ida y vuelta para la reconversión, estaban ante la eventual nueva adaptación y de ahí, por segunda o tercera persona, un futbolista más se habrá sumado a la cuenta de los que han jugado como laterales sin quizá, pensar en querer serlo desde que jugaba en el potrero del barrio.

Es una posición con mucha evolución desde tiempo atrás, y creo que no estamos ni a la mitad del upgrade que alcanzará el puesto. Como volantes, wines, contenciones, mixtos o incluso finalizadores llegando al área por sorpresa, o incluso, tirando de media distancia.

Me gustaría encontrarme a un chico de 12 años algún día, al que le pregunte como quién quisiera ser de grande y en lugar de escuchar un Messi o CR7, que responda que tiene como ejemplo a Fernando Navarro, de León, por mencionar un ejemplo sobresaliente en el futbol nacional.

Daniel Guerrero / @dga_futbol

Comentarios

Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde