Jugar bien / Escribir bien
Opinión

Los buenos son amigos; los incompetentes no

Desde hace tiempo algo me causa curiosidad en este negocio, y es que “casualmente” los buenos profesionales y expertos en el tema son amigos nuestros, mientras que a los incompetentes no los conocemos, solo sabemos de su incapacidad laboral y con eso basta para juzgarlos como personas. La pelota, en realidad, no distingue de buenos o malos, solo de métodos distintos.

Dicen que la mejor publicidad para un negocio que recién abre sus puertas, es recomendación que va pasando de boca en boca, y así el futbol, pues con un solo error basta para cargar una loza pesada durante la etapa profesional. Los comentarios negativos son los que más abundan en el entorno y casi siempre son dirigidos a profesionales con los cuales no se tiene ningún lazo de amistad. No he visto en Twitter, que alguien recomiende el curso de un tipo con el cual no congenia en ideas y argumentos.

El futbol, me queda claro, es como el sol, sale para todos. Grandes proyectos con personas muy comprometidas han ido al descenso, mientras que entrenadores con distintas formas de trabajar (no mejor, no peor), han dejado historia de por vida en varias ciudades del país. Es así, dependerá de lo que creas que puede darte con los jugadores y medios disponibles al alcance.

No congeniar en formas de trabajar o pensar, pone en jaque a más de uno y lo predispone a criticar formas y métodos de trabajo. El futbolista es una persona viva y pícara, que ha tenido distintos entrenadores a lo largo de su carrera profesional y al conocer nuevos cuerpos técnicos, va moldeando su percepción de acuerdo a lo vivido con anterioridad, con una vara alta para medir y comparar con etapas anteriores.

Lo desconocido siempre causa asombro y más de un europeo ha logrado sacar provecho económico de ello en México y Centroamérica, pero no siempre lo “nuevo” o “moderno” tiene relación directa con mejoría o crecimiento. Decía el profesor Pepe Salgado que lo de antes es lo que da, y en gran medida, tiene razón.

Con todo lo mencionado antes, el principal parámetro evaluador de las formas de trabajo y métodos sigue siendo el puesto ocupado en la tabla de competencia, pero algo si me ha quedado claro, no todos los rumores sobre otro colega son ciertos.

Mantenerse ecuánime y sin conclusiones negativas de colegas se vuelve algo casi imposible de lograr en el futbol. No tomarse la cosas de manera personal, un reto tremendo.

Daniel Guerrero | @dga_futbol

Comentarios

Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde