Jugar bien / Escribir bien
Historias del Futbol

Matías Fernández: un rayo muy fugaz

A propósito de la incorporación de José Guadalupe Cruz al cuadro necaxista, recuerdo con apreció y agrado un episodio muy breve, con alta expectativa, pero lamentablemente con poca trascendencia en la historia reciente del equipo de Aguascalientes. Este capitulo que planteo es nada más y nada menos que el cauteloso y silencioso paso de Matías Fernández, ex miembro de la famosa “Generación Dorada” de la selección chilena, en México. Un jugador argentino nacionalizado chileno que prometía mucho más de lo demostrado, más siempre pudo contribuir al desarrollo de sus equipos en cierta medida a la consolidación de objetivos y estilos de juego. En Necaxa llegó como la figura, más el entorno, los planteles e ideas establecidas con base a diversas estrategias y técnicos limitaron una ilusión a un silencio. Si bien estuvo como parte de la escuadra campeona de la Copa MX y Supercopa MX, ambas en el año 2018, el impacto fue más grande en su arribo que en su influencia.

Sin duda, los fanáticos del equipo Colo Colo así como los sudamericanos no pueden pasar por alto las noches mágicas que brindo “Mati” en la histórica Copa Sudamericana 2006, en donde fue capaz de liderar a su corta edad al equipo chileno a una final internacional, además de darse el lujo de poder anotar en 9 ocasiones. Sin duda este factor no solo fue punto de partida para su despegue al fútbol del Viejo Continente cuando arribo al Submarino Amarillo del Villareal, sino que el título nacional en Chile y sus más de 25 goles en dicho periodo le bastaron para ser nombrado el mejor jugador del continente.

Evidentemente su paso, más allá de haber sido de alto recorrido por suelo europeo, nunca fue lo esperado en relación a lo visto en el club del cual es hincha. No logró encontrar su mejor nivel en España, por lo cual tuvo que emigrar al fútbol portugués en donde fue el Sporting de Lisboa quien lo acogió durante unos cuantos años, encontrando regularidad en participación más no en incremento del juego vistoso del cual el hincha lo tenía bien identificado. No obstante, este paso le sirvió para ser convocado por Marcelo Bielsa al mundial de Sudáfrica 2010, objetivo en el cual el nacido en Buenos Aires había sido parte fundamental.

Posterior a las experiencias en la península ibérica, logro desembarcar en Florencia, en donde pudo encontrar quizás su mejor constancia en cuanto a nivel deportivo en el equipo de casa: la Fiorentina. Cuatro temporadas que permitieron a Matías darse una oportunidad de dar ciertos destellos del chico de 20 años que deslumbro en América. Un aceptable rendimiento más siguió con la valla muy alta, sin embargo, pudo agarrar la condición suficiente para ser tomado en cuenta por Sampaoli para jugar la Copa América celebrada en casa. Si bien no fue titular en dicha competencia, jugó la mayoría de los encuentros (ingresando de banca) y fue parte vital en la tanda de penales en donde pudieron consolidarse como los campeones de América en ese entonces por primera vez en su historia.

Un año más en suelo italiano, pero ahora en el club más laureado de la historia de dicho país como lo es el AC Milán trato de ser quizás el final feliz del 14 chileno en Europa. Fue entonces cuando surgió la posibilidad de radicar en el cuadro de Aguascalientes en donde permaneció dos años, cosechando los títulos previamente mencionados más dejando mucho que desear en el aspecto de la Liga MX. Inclusive me atrevería a decir que Matías llegaría como una de los jugadores a destacar y dar seguimiento de todo el torneo mexicano, más constantes lesiones, irregularidades y muchas suplencias (hasta el paso fugaz de Michel Leaño que lo puso como capitán) terminaron por apagar una tentativa ilusión de luchar el torneo de liga.

Actualmente el mundialista, luego de un breve paso por Junior de Barranquilla, ha vuelto a casa en Colo Colo, orientando la percepción a un eventual retiro en los posteriores años en el club que le dio el brillo y la posibilidad de deleitarnos con la famosa falsa rabona, una magnifica pegada de tiro libre y una visión amplia del mediocampo. Matías Fernández pudo más, pero lo cosechado y las ganas de verlo en acción en su determinado momento nos han hecho acreedores de momentos de buen fútbol y gratas anécdotas.

 

Twitter: LuchoRejasSa / IG: luchorejas95

Matías Fernández: un rayo muy fugaz

Comentarios

Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde