Jugar bien / Escribir bien
Opinión

Mi divorcio con el Tuca

Mi historia con el Tuca se parece mucho a la de un buen matrimonio. La comparo con esos novios que fincaron su romance cuando niños, sentaron las bases en tiempos de miel e ilusiones sin tope y al final se les concedió entrar juntos al altar; fusionar apellidos… morir de amor y de viejitos.

La primera imagen que tengo del equipo es con Tuca en el banquillo, y él también aparece en los momentos especiales. Digamos que lo veo en la versión irreal y en la real. Entrenaba a los míos cuando yo no entendía nada de fútbol, a inicios de los dos mil, los entrenó también en una época de ensueño y los sigue entrenando ahora que las cosas parecen llegar a un inevitable desenlace.

Mi historia con el Tuca se parece mucho a la de un buen matrimonio, les digo, y aquí entran también los tropiezos. 

Porque un buen matrimonio no está conformado únicamente por caricias de la vida. De vez en cuando el destino gusta soltarnos pequeñas, medianas o grandes bofetadas, bien para fortalecer el vínculo o deshacerlo, según resulte la prueba, y con Tuca han sido varias las bofetadas, incluso en algún momento cambié el amarillo por el negro y medio solicité su salida, mas de inmediato me di cuenta del error y pedí perdón de mil maneras distintas. 

Hoy, sin embargo, me encuentro justo en medio de quienes imploran tu salida y quienes aseguran que te has ganado el crédito para irte cuando quieras, porque da la impresión de que no querrás irte nunca, y está bien, te lo agradecemos. Incluso podríamos decir que estás en tu derecho, pero también es cierto que cada vez encuentro menos argumentos para mantener viva la ilusión. 

Admito con pesadez que noventa a noventa me convence más la postura de los que te quieren fuera y me vuelvo escéptico ante las palabras de quienes abogan para que sigas dentro.

Mi historia con el Tuca se parece mucho a la de un buen matrimonio, pero lo bueno no siempre es eterno. El escudo está por encima de todo, y si para dar el siguiente paso es necesario que firmemos el acta de divorcio, la firmamos y damos las gracias. Por lo que le diste al equipo. Por lo que el equipo te dio.

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde