Jugar bien / Escribir bien
Opinión

Hirving Lozano: el puente entre Eindhoven y Nápoles

Las sensaciones generadas tras el primer año de Hirving Lozano en Italia han estado lejos de ser las esperadas. Tras dos muy buenas temporadas en los Países Bajos, el mexicano cumplió su proceso de adaptación al viejo continente. La cita con el fútbol de élite llegó más temprano que tarde. El Napoli tocó la puerta del PSV, cerrando lo que en su momento fue, el fichaje más caro en la historia de los Gli Azzurri. Su participación en solamente siete goles a lo largo del año refleja las complicaciones que presentó el Chucky, sin embargo, explica muy poco acerca del contexto que rodeó el mexicano.

¿Quién llegaba a Nápoles?

Hirving Lozano se consagró en la Eredivisie como extremo, bajo la tutela de Phillip Cocu y Mark van Bommel, justo como irrumpió en Pachuca. Hablamos de un jugador que encontró en el juego de transiciones una oportunidad enorme para sobresalir. Dentro de sus cualidades, destaca su agresividad con balón, aspecto que suele permitirle ganar duelos inividuales gracias a su tendencia al desborde. Además, su continua aceleración le permite sobresalir en escenarios con ritmo alto. Con el PSV, logró patentar su distinguida diagonal hacia la media luna, permitiéndole activar su golpeo con pierna derecha. Pese a sus virtudes, Hirving Lozano llegó al Napoli siendo un jugador para contextos muy específicos. Aspecto que, seguramente, Carlo Ancelotti tenía en cuenta.

El plan de Ancelotti

Dicho y hecho. Tras varios días de espera, el Chucky debutó en Serie A, sin embargo, en una posición distinta a la esperada. Ante la Juventus, el estratega italiano colocó a Hirving Lozano en punta, con un rol muy específico. La intención no era convertir al mexicano en un referente de área, sino explotar su capacidad para atacar espacios, generando peligro a las espaldas de los centrales (Leonardo Bonucci y Matthijs de Ligt). En aquel partido, Hirving Lozano revolucionó el juego del Napoli, marcando su primer gol en Serie A. Carlo Ancelotti “dio en la tecla” aquel día, reforzando su intención de hacer destacar a un futbolista de contextos muy específicos.

Pasaron las semanas e Hirving Lozano comenzó a adaptarse a la verticalidad del 4-4-1-1 con el que el Napoli buscaba competir. El estratega italiano no cesó en la búsqueda de un contexto que arropara y potenciara al Chucky. En ciertos escenarios, el Napoli atacaba con una estructura 3-2-4-1, donde el mexicano (partiendo en banda izquierda) era “desplazado” hacia la zona de mediapunta debido a la altura que Mário Rui tomaba como lateral en dicho carril. Esto provocaba que el Chucky sorprendiera detrás del delantero (Arkadiusz Milik o Fernando Llorente), buscando cargar el área con mucha naturalidad. Carlo Ancelotti no dejaba de hacer pruebas.

Carletto buscaba evitar que Hirving Lozano estuviera forzado a utilizar su deficiente regate. Para ello, intentaba crear un contexto donde el Chucky exhibiera su mejor virtud, el rompimiento al espacio, justo como en el PSV. La intención de Carlo Ancelotti no resultó como esperaba, al menos no en los registros, pero era coherente.

Adaptarse a Gattuso

El arribo de Gennaro Gattuso a la institución Partenopei trajo consigo un cambio drástico en las intenciones de juego. El nuevo estratega del Napoli, a diferencia de Carlo Ancelotti, buscó encajar a Hirving Lozano dentro de su modelo de juego, en vez de arroparlo y potenciarlo a través de sus virtudes. El mexicano comenzó a exhibir sus costuras.

Gennaro Gattuso buscaba competir con la posesión del balón. Partiendo de un 4-3-3, la intención era jugar en campo ajeno, buscando abrir el bloque medio-bajo del rival. Frente a dicho escenario, el Napoli encontraba muy pocos metros a las espaldas de la línea defensiva del oponente, exigiendo que sus extremos recibieran al pie, con poco espacio y tiempo para actuar. Hirving Lozano fue el menos favorecido. El Chucky no podía correr. Recibía al pie y no lograba quitarse marcas de encima debido a su ya mencionado deficiente regate. De poco servía su desborde, debido a que al jugar en zonas con tanto “tráfico”, el alargar el esférico significaba una pérdida inmediata. Así mismo, su déficit asociativo fue más que evidente. Era un mundo nuevo.

Gennaro Gattuso pedía que sus extremos jugaran a pierna cambiada, buscando que al enganchar hacia dentro lograran crear una sinergia con los interiores en turno. Esto último no estaba dentro de los movimientos naturales del Chucky, que prefería buscar la línea de fondo. Lorenzo Insigne y Dries Mertens estaban un par de escalones encima del mexicano, no sólo por su capacidad como regateadores, sino debido a las combinaciones que lograban firmar con Piotr Zieliński y Fabián Ruiz. Hirving Lozano se vio orillado a tener exclusiva participación cuando el contexto del partido demandaba un plan mucho más reactivo; entrando de cambio cuando el Napoli, ya con la ventaja en el marcador, buscaba replegar para castigar en transición.

La jugada que patentó en los Países Bajos, partiendo de izquierda hacia la media luna, fue muy difícil de extrapolar en Italia. No encontró esa facilidad para ser agresivo con balón en campo abierto, ni para irrumpir verticalmente desde una segunda línea. El contexto futbolístico, por momentos, llegó a superarlo.

 El fútbol de élite

Después de un año compitiendo en la Serie A, Hirving Lozano demostró que el salto desde la Eredivisie es enorme. El Chucky aterrizó en una pista que le exigió un cambio en su forma de jugar. El fútbol de élite llegó a tiempo para la carrera del mexicano, pero también le reclamó algo a cambio. ¿Hirving Lozano es un mal jugador? No, y está lejos de serlo. ¿Hirving Lozano puede ser titular en algún equipo de Europa? Seguramente sí. ¿Hirving Lozano puede ser titular en este Napoli? Hoy en día no. El equipo de Gennaro Gattuso demanda algo que el mexicano aún no tiene. El Chucky debe mejorar su habilidad para jugar en espacios reducidos, algo que muchos equipos en la élite europea demandan día tras día. ¿Logrará evolucionar en el Napoli de Gennaro Gattuso? Sólo el tiempo lo dirá.

Comentarios

Article written by:

Minimalista.

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde