Jugar bien / Escribir bien
Futbol internacional

La evolución de Jesús Manuel Corona

Hace algunos años escuché la conferencia impartida por Marcelo Bielsa para la Academy Aspire de Ámsterdam; 2016, si mal no recuerdo. Los temas variaban, pero el fútbol no dejaba de ser protagonista. En un instante, el rosarino comenzó a explicar cómo enfrentar defensas organizadas, las cuales suelen ser comunes en escenarios precisos del juego. La solución a la problemática era el regate, una capacidad individual que no se puede enseñar, y que permite desprenderse de marcas con facilidad. Herramienta ideal para el contexto que muchos equipos enfrentan continuamente.

El protagonista de hoy cuenta con dicha capacidad, generando una plusvalía que lo convierte en un activo más que interesante para muchos equipos europeos. Hablamos de Jesús Manuel Corona.

El joven de Monterrey

Jesús Manuel Corona comienza a mostrar cualidades tras su debut con Rayados en aquel lejano 2010. Sorprendió por su capacidad para encarar y ganar duelos individuales gracias a su reconocible gambeta. Era un extremo distinto a lo conocido dentro del fútbol mexicano. Partiendo por derecha o por izquierda, el joven Corona no sólo ganó peso dentro de Rayados, sino también en aquel México Sub-20 que disputa en 2013 la Copa Mundial de Turquía.

Pese a que su habilidad con el balón al pie era su principal carta de presentación, Tecatito solía pisar constantemente el vértice del área, colocándose en posiciones de remate que a la larga, tras terminar su ciclo en Rayados, le permitió conseguir un total de siete dianas.

Formándose en Twente

Para el 2013 Jesús Manuel Corona ficha por el Twente. Llegando así a una de las mejores ligas formativas del mundo. En el club del este de los Países Bajos, el mexicano coincide con figuras como Hakim Ziyech, Renato Tapia y Dušan Tadić, quienes a la larga, también terminarían por dar el salto a un mejor club. El plan era para todos el mismo: demostrar su calidad y, a posteriori, sustentar la inversión realizada por el Twente con una futura venta. Jesús Manuel no fue la excepción.

Tecatito fue mejorando sus recursos con el paso de los meses. Su regate era el mismo, pero su zona de influencia comenzaba a cambiar. Jesús Manuel pasó de jugar por fuera a tener mayor relación en los pasillos interiores, con tendencia natural a pisar el área rival. Corona llegaba a jugar detrás de Luc Castaignos, aquel gran goleador neerlandés que tuvo el Twente. Luc fijaba y Jesús Manuel atacaba el espacio liberado. Tecatito contaba con la libertad para descender y arrastrar la pelota en distintas zonas del campo, logrando ser cada vez más condicionante.

El salto al Porto

Llegaba el momento de buscar consolidarse en Europa. Para ello, era necesario hacer una escala en Portugal. Si bien no hay mucha diferencia entre la Liga NOS y la Eredivisie, el salto del Twente al Porto era notorio. Llegaba a un club que año tras año tiene la obligación de salir campeón y que busca trascender en competiciones europeas. Los primeros dos años del canterano de Rayados fueron realmente buenos, logrando ocho goles con cinco asistencias en el primero y seis goles con nueve asistencias en el segundo. Julen Lopetegui fue importante para el mexicano. El estratega español siempre expresó el gusto que tenía por Corona, terminándolo de formar para acercarlo cada vez más a la élite.

El panorama se complicó para el 2017. En aquella temporada el mexicano sólo logró anotar tres goles y ofrecer cinco asistencias. Nuno Espírito Santo era el técnico en turno, el mismo que hoy dirige a Raúl Jiménez en el Wolverhampton. El estratega portugués no tenía a Tecatito dentro de sus primeras opciones, además las lesiones no ayudaron, terminando por mermar sus registros dentro del terreno de juego.

Afortunadamente para el mexicano, Sérgio Conceição no tardó en llegar, dándole a Tecatito el último estirón que necesitaba. La temporada pasada, Jesús Manuel daba indicios de lo que se convertiría, logrando siete goles y doce asistencias. Firmando una de sus temporadas más productivas en el viejo continente. Sin embargo, para la 2019/2020 la consagración total llegó. Sérgio Conceição le exigió a Jesús Manuel jugar en más de una posición, no solamente como extremo nominal, y el mexicano no falló. Dentro del 4-4-2/4-2-3-1 del estratega portugués (esquemas más utilizados), Tecatito jugó como lateral derecho y como mediapunta nominal. Posiciones donde fue diferencial no sólo por su regate y técnica individual, sino por su correcta lectura de juego.

Tecatito se ha colocado como el tercer mejor asistidor de la Liga NOS en los últimos 5 años, sólo por detrás de Pizzi y Alex Telles. El mexicano ha sido, probablemente, el mejor jugador del año para el Porto. A sus 27 años, su evolución es innegable. Ha demostrado estar listo para un proyecto de primer nivel.

 

 

Comentarios

Article written by:

Minimalista.

Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde