Jugar bien / Escribir bien
Liga MX

Santos: Guard1anes 2020

Después de haber conseguido un Superliderato en el Apertura 2019 y finalizar en tercer lugar del Clausura 2020, Santos desea volver a completar un torneo exitoso. Desde su llegada, Guillermo Almada ha logrado montar un equipo reconocible, muy regular y que, sin lugar a dudas, es uno de los conjuntos más trabajados en toda la Liga Mx.

Altas y Bajas

En este mercado, Santos estuvo muy activo, siendo la salida de Jonathan Orozco su movimiento más relevante. Además, también dejaron ir a Erick Castillo sin mencionar la dura lesión de Brian Lozano que le hará perderse todo el torneo.

A su vez, se reforzaron con Gibrán Lajud y Gael Sandoval, al igual que otros futbolistas que ya eran propiedad de Grupo Orlegui. Tales como Ismael Govea, Manuel Balda, Ronaldo Prieto y Jesús Ocejo.

Posibles XI

(4-4-1-1)

(3-4-1-2)

El juego directo y la presión de Almada

Si hay dos características a destacar del Santos de Guillermo Almada, indudablemente el juego directo y la presión son las dos obligadas a resaltar. Los de la Comarca han dominado el último año en Liga Mx a través de estos recursos. No obstante, de cara al siguiente torneo han perdido dos de sus piezas que hacían de este sistema uno de los más sólidos en México.

La partida de Jonathan Orozco no solo es sensible por la seguridad y experiencia que te otorgaba bajo los tres palos, sino porque su juego con los pies le daba un plus a este equipo. El ahora arquero de Xolos posee un golpeo capaz de romper líneas de presión y que aparte activaba el juego directo sobre Julio Furch.

Además, la lesión de Brian Lozano también ha privado a los Guerreros de uno de sus principales argumentos competitivos. El uruguayo era, de lejos, uno de los mejores cinco futbolistas en toda la Liga Mx. Su capacidad tanto para asistir como para anotar difícilmente podrá ser sustituida.

Ahora bien, no todo son malas noticias en Santos. Carlos Acevedo, uno de los porteros más prometedores de México, tendrá la oportunidad de demostrar que está listo para competir en Primera División. El arquero de 24 años posee un achique que le permitirá condicionar a lo largo de su carrera y sería lógico que le gane la titularidad a Lajud que en Tijuana fue irregular. Por otro lado, la continuidad de Julio Furch y Fernando Gorriarán son también grandes noticias. El primero te potencia el juego directo y el segundo es una pieza imprescindible para los mecanismos de presión.

El 4-4-1-1

Durante prácticamente todos sus partidos al frente de Santos, Guillermo Almada normalmente ha optado por un 4-4-1-1 o bien, un 4-4-2. No obstante, para este torneo dicho esquema significaría un problema sobre todo a la hora de buscar extremos de garantía. La baja de Brian Lozano, así como la salida de Erick Castillo dejó a Santos sin sus dos futbolistas que normalmente solían ocupar la banda.

Carlos Orrantia, después de destacar como lateral derecho en el Apertura 2019, fue tomado más en cuenta como volante a lo largo del Clausura 2020. Sin embargo, sus características son más de un futbolista que te puede dar mucho sacrificio pero que, evidentemente, no te puede dar el gol que Brian Lozano sí te otorgaba. Igualmente, Ayrton Preciado y Bryan Garnica han dejado más dudas que certezas en sus últimas actuaciones. Ello sin mencionar que el ecuatoriano estará fuera tres meses por lesión.

Dicho esto, aquí es cuando aparece en escena Gael Sandoval. Recordemos que él ya estuvo en las filas de Santos e incluso, después de ganar el premio del novato del año, dio el salto a Chivas. En Guadalajara terminó por decepcionar y nunca pudo mostrar ese nivel que lo caracterizó en la Comarca. Por tanto, será fundamental que Sandoval regrese a su mejor estado de forma. Lo necesita Santos por la ausencia de extremos y lo necesita Sandoval para demostrar que lo sucedido en Verde Valle solo fue una mala racha. Al final, el futbolista de 24 años ya enseñó que condiciones tiene de sobra.

El 3-4-1-2

Entendiendo que de cara a este semestre Santos no contará con extremos con la capacidad para condicionar, en pretemporada, el propio Guillermo Almada ya ha probado la línea de tres en el fondo. El técnico uruguayo no había utilizado este sistema en México, sin embargo, es consciente que puede ser una solución pensando en esta problemática.

El 3-4-1-2 te otorga la posibilidad de alinear, a mi consideración, a los mejores futbolistas de Santos. Te elimina el problema de los extremos y te potencia a Carlos Orrantia y a Gerardo Arteaga. Por ahí la duda pude ser los centrales. Únicamente Matheus Dória ha demostrado ser un defensor top por su capacidad en salida de balón y su juego aéreo. En contraste, Félix Torres es más que caótico y Hugo Rodríguez no ha terminado por dar ese paso que lo afiance. Así, también hay que mencionar la llegada de Ismael Govea. El ex Atlas es más una promesa que una realidad, aunque ha dejado destellos y puede ser utilizado como central o como lateral.

A su vez, en el mediocampo Gorriarán y Rivas completan una dupla muy sólida. Sin balón son fundamentales en las tareas de presión para robar y verticalizar hacia el área contraria. Santos es un equipo que gusta de obtener el esférico lo más cercano al área rival y, en ese sentido, las funciones de Gorriarán y Rivas en recuperación son esenciales.

Factor Diego Valdés, Lalo Aguirre y Adrián Lozano

Aunque Diego Valdés ha reventado la Liga Mx desde su llegada a Morelia en el Apertura 2016, si alguien se ha visto “perjudicado” por el estilo de Guillermo Almada es el chileno de 26 años. Valdés es un futbolista que tiene un pie muy educado y que es diferencial en el último tercio del campo. No obstante, sus características de pausa no encajan del todo en el juego vertical de Santos.

En algunos momentos, Diego Valdés llegó a ocupar el doble pivote Lagunero y terminó siendo exhibido precisamente por no tener ese ritmo en la presión que exige Almada. Incluso, este mismo semestre estuvo muy cerca de llegar al Altas. De cualquier forma, un jugador de esta calidad no puede ser desperdiciado y por ello el técnico uruguayo ha buscado encontrarle su lugar detrás del ‘9’. De esta manera, Diego Valdés se libera de tareas de recuperación y obtiene mayor libertad para moverse alrededor de todo el frente de ataque.

Por otro lado, la presencia de los jóvenes Lalo Aguirre y Adrián Lozano también es un aspecto importante a considerar. El primero irrumpió el semestre pasado mientras que el segundo lo hizo en el Apertura 2019. Aunque ambos son más un segunda punta que un centro delantero, poseen características distintas.

Lalo Aguirre suele ser el acompañante de Julio Furch en el frente del ataque y en el Clausura 2020 ya convirtió tres goles. Mientras tanto, Adrián Lozano se desenvuelve como mediapunta y, con una zurda muy educada, registró en el Apertura 2019 dos anotaciones y cuatro asistencias.

Al final, Guillermo Almada tiene una encomienda difícil de cara al siguiente torneo. Por un lado, ya acostumbró a los aficionados a estar dentro de los primeros puestos, mientras que por el otro será muy complicado replicar los resultados debido a que probablemente se verá obligado a cambiar de esquema y que tiene varios jugadores lesionados. No obstante, también en cierto que Almada ha demostrado ser uno de los técnicos más capaces de la Liga Mx y puede volver a hacer de este equipo uno altamente competitivo.

Puedes seguirme en Twitter: @Osornosanchez

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde