Jugar bien / Escribir bien
Opinión

Punteros a perfil cambiado; Transfermarkt no se equivoca

El sábado por la noche, viendo el fútbol Costarricense y tras una pelota cruzada, con la claridad del audio ambiental al jugarse a puerta cerrada, se escuchó el unísono grito “zurdísimo, zurdísimo”, un recordatorio encausado al lateral sobre el puntero que, efectivamente, jugaba a perfil cambiado. Intuyendo un poco lo que podría pasar (cerrarle el centro y darle la banda), el jugador opta por ir a línea final surtiendo un centro que a poco estuvo de terminar en gol. Yo ya no entendía nada.

Como característica primordial en un modelo de juego o como variante ofensiva, jugar con volantes a perfil inverso abre un abanico de posibilidades para un equipo que dista de atacar mucho por los costados.

Jugar a perfil cambiado, es un acto preferido por muchos entrenadores. Los aficionados que les pica el gusanito de involucrarse en aguas un poco más profundas y entablar tema de conversación sobre táctica y ajedrez, comentan que dos punteros jugando a perfil cambiado permiten atacar de una manera más eficiente, sobre todo, privilegiando el recorte hacia dentro y la pegada de distancia a puerta. Y cierto es.

Tener elementos en amplitud permanente por fuera a pie inhábil, permite enganchar hacia dentro y pegar o asociarse, aunque también, en algún momento la interpretación del marcador de punta será irlo orientado a su perfil más “débil”, siendo el momento adecuado para tirar una variante y relucir la capacidad individual. Es cuestión de tiempo para que salte a escena un engaño y un cambio de ritmo. La picardía no debe seguir siendo reprimida ni omitida en las academias formativas.

Ganar línea de fondo exige al puntero un buen centro, en misma dirección, en diagonal hacia el arco o en diagonal retrasada. De cada una, emancipa distinta dificultad y ventajas para el rematador, y si bien en mayor o menor medida, por más “inhábil” que pueda ser el volante siempre tira un centro aceptable. Luego sí, están los que cuando ingresas a Transfermarkt valen 4 palos y con derecha o izquierda te ponen la pelota entre el arquero y el nueve que llega y “le dice que no” al balón de manera certera y la clava en el fondo. Esos son los caros, los que casi nunca te llegan en verano con estatus de jugador libre.

Como puntero sí, hay conceptos y fundamentos de la posición que domina el jugador, pero independientemente de eso, es primordial que de pronto se tire una gambeta, que engañe, que enganche hacia dentro y pegue, que se tire una pared con el #8 y le gane la espalda a su marcador quedando mano a mano con el meta, que pise el acelerador en dirección a línea de fondo, la gane y mande una pelota efectiva.

Daniel Guerrero | @dga_futbol

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde