Jugar bien / Escribir bien
Futbol internacional

Me gustaría ser de tercera

Fotografía de la página “El otro fútbol

Cuando uno es niño, tiene que tomar una de las decisiones más importantes, trascendentales y definitivas de toda su vida: elegir un equipo de fútbol.

De todos los eslogan que existen alrededor de los equipos, el que menos compro es “nací siendo de x equipo”, es evidente que hay factores que influyen para que elijas unos colores, que normalmente son las costumbres en la familia, o vivir un momento muy emocionante durante un partido de fútbol que te marcó, e incluso tiene que ver con ser fan de un jugador y seguir al equipo donde estaba participando.

En donde yo vivo, había dos opciones: Tigres o Rayados. Elegí la primera, porque mi hermano mayor era de ese equipo, no hay más historia. Perfectamente pude ser del Monterrey si mi hermano hubiese elegido las rayas. Y la historia es similar en casi todo el país, los estados que no tienen fútbol de primera suelen elegir equipos de la capital, y se acaba la historia.

Conforme pasó el tiempo y fui conociendo el fútbol, me di cuenta que lo que me atraía no eran los campeonatos, ni cualquiera forma de exitismo. Decía que me importaban las formas, que el jugar bien, la posesión, pero también abandoné esa idea, porque no me satisfacía.

Me di cuenta, muchos años después de elegir mi equipo, que lo que me gustan son las historias que existen gracias al fútbol, y lamentablemente en México casi no hay de esas, porque son pocos los clubes que guardan un arraigo, como América, Tigres, Rayados, Chivas, Pumas, Cruz Azul, tal vez de los de ascenso solo está Atlante, pero el resto son un auténtico desmadre: Juárez no tiene ni 10 años, el actual Xolos también tiene poco, Querétaro era otro equipo, Lobos BUAP de pronto desapareció, a Morelia le están arrebatando historia y tradición para llevarlo a una plaza que deja más dinero.

De haber podido, hubiese elegido un equipo de tercera, uno que juegue cerca de mi casa, que tenga muchos años de historia, con héroes anónimos, que no solo sean aquellos que hicieron goles de antología, sino el que una temporada pagó para que pintasen todas las gradas, el viejo de 75 años que todavía hace las líneas con cal, soñar con ganar un día en la copa a un equipo de primera, de vez en cuando pensar que podemos ascender a segunda.

Me hubiera encantado poder sentir el abismo, saber que si pierdo la categoría dejo de ser un club profesional, saber que a veces voy a tener que poner de mi bolsillo unos pesos para ayudar al club a pagar deudas, emocionarme porque viene un futbolista de 38 años a retirarse aquí y que jugó 5 partidos en primera hace 18 años, pero me acostumbré al fútbol donde todo es primera división, que nos acordamos del ascenso hasta que lo mataron, que los equipos como Jaguares, Lobos o Veracruz, cuando descienden mejor desaparecen para no tener que jugar en el ascenso.

Aquí claro que hay tercera división, pero no hay tanta tradición, es muy probable que si hoy apoyas a un equipo, la próxima temporada ya no exista.

Quisiera ser como argentina, que la mayoría de los barrios tienen un equipo, quisiera que aquí haya un Barracas Central, All Boys, Morón, Riestra, Mitre, Sarmiento, Villa Dálmine, Agropecuario, o como en Inglaterra con el Crewe Alexandra, Leyton Orient, Grimsby Town, Port Vale, Swindon Town. 

Añoro una tradición que no tenemos, esperando que en Mazatlán aparezca un equipo, y que en unos años nos parezcamos cada vez a la MLS.

Comentarios

Article written by:

"El fútbol como elemento estético"

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde