Jugar bien / Escribir bien
Liga MX

Tigres: El peor momento para un torneo irregular

El Clausura 2020 ha sido otro torneo donde se demuestra que Tigres es el proyecto más maduro del fútbol mexicano, pero que cada vez deja de ser un aspecto positivo. El modelo de juego de Ferretti ya alcanzó su tope, no parece que pueda ofrecer algo nuevo y hablar del mejor momento colectivo del equipo significa recordar 5 años atrás. Los líderes del equipo aparte (que además de tener el talento de su lado cuentan con una personalidad particular), el grueso de la plantilla se sostiene en jugadores que ya comenzaron la parte descendente de la parábola. No solo física y futbolísticamente, pero también se puede pensar en el factor mental. ¿Qué puede incentivar a un grupo de jugadores que alcanzó el momento más importante en la historia del club y ha logrado ver como habitual la victoria, pese a las derrotas que conlleva su búsqueda? Aún queda un título pendiente, pero es normal que se haya mostrado un interés por nuevos retos por parte de un par de jugadores.

Dicho ésto, han sido 10 jornadas en las que Tigres se mostró muy irregular. No es un dato menor que nunca lograron dos victorias al hilo en liga. Tampoco el que las cuatro victorias en dicho torneo hayan sido de local, y el saldo como visitante sea de cuatro derrotas y un empate. Le sigue costando mucho a los universitarios jugar fuera de casa, además de que salvo un par de ocasiones fue raro verlos imponiéndose a nivel de juego, incluso en algunos partidos que terminaron con el resultado a favor.

Sin embargo, la mejor noticia respecto a esto último radicó en André Pierre Gignac. El francés, que ya había mostrado en momentos puntuales de lo que era capaz en este rol, ha destacado de maravilla actuando como mediapunta. Se trata del mejor argumento colectivo del equipo, y las mejores actuaciones del torneo fueron con Gignac brillando en 3/4’s de cancha, mostrándose como opción de pase para avanzar la jugada. Ha servido como ese escalón en mediocampo que no se encontró el torneo pasado, pero además ha respondido con goles como siempre. Hablando del presente en general de Tigres, no hay nada más positivo que el mejor jugador de la liga siga marcando diferencias y esté rozando un promedio de gol anotado por partido.

A diferencia del semestre pasado, con el Gignac mediapunta, se puede argumentar que “hay sistema”. Sin embargo no siempre se ha tenido el once titular por lesiones, hubo una seguidilla de partidos donde no juegan Carioca y Pizarro como titulares y antes del parón hubo varias bajas en defensa. Además, siguen estando varias individualidades importantes con una baja de juego y un Nico López que no termina por adaptarse. Es por esto que es de destacar lo de dos jugadores: Jordan Sierra y Raymundo Fulgencio. El ecuatoriano dio una gran impresión como interior derecho, mostrando que tiene algo distinto que ofrecer a su competencia gracias a sus movimientos y la dinámica que ofrece. Por su parte “Rayful” exhibió una buena capacidad de desborde como extremo, para entrenar y hacer carrera en primera división, consolidándose como la principal opción para minutos de menores.

El parón de la actividad futbolística, a espera de cómo vaya a resolverse el resto del torneo, puede servirle de buena manera a Tigres para regresar de mejor manera. Se dieron varios aspectos para pensar en una mejora, pero el nivel de juego en el torneo no deja de ser un indicador del estado en el que se encuentra el proyecto felino. Un par de jugadores ya empiezan a asomarse, pero el tiempo pasa, la plantilla y el cuerpo técnico tienen que renovarse, y la directiva no tiene la misma estructura que acertó en la mayoría de sus decisiones.

Puedes seguirme en Twitter: @angelmoralesfut

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde