Jugar bien / Escribir bien
América

Miguel Herrera y su evolución en el banquillo

Miguel Herrera, actual director técnico del América, ha demostrado a lo largo de su carrera, que en las conferencias de prensa, hablar de fútbol no es su tema principal, por lo que se le ha criticado. Pero en la cancha, en donde importa y en donde se tiene que ver reflejado los conocimientos, ha dejado muchas cosas positivas, más allá de los títulos conseguidos.

El avance que ha tenido es notorio y lógico, por el paso de los años y la experiencia adquirida. Desde cosas “simples” para muchos, que va desde en que momento del partido saber hacer los cambios, hasta modificar la estrategia con los jugadores que están en campo estando abajo en el marcador y sin posibilidades de realizar cambios.

Recordemos el Mundial de Brasil 2014, que de los últimos 3 mundiales (2010, 2014 y 2018), es el que para muchos México se vio mejor en cuanto a funcionamiento y rendimiento.
El esquema inicial con el que jugó los cuatro partidos fue el mismo (5-3-2), con 3 centrales nominales utilizando a Rafa como libero. Sin extremos nominales pero con carrileros, mismos que gracias a su gran recorrido, lograban la función de un extremo natural. Dos delanteros, pero uno (Gio) con mucha mayor movilidad por todo el frente y la zona de creación. El medio campo; lo más interesante y donde se vio el trabajo reflejado. El tridente era Guardado, Héctor y “Gallito” Vázquez, en tres de los cuatro partidos jugaron ellos, solo vs Holanda fue Salcido por Vázquez (suspensión).
Héctor Herrera fue el mejor del equipo mexicano, partía como mediocentro, organizando el ataque del equipo, pero también abarcando todo el centro del campo cuando no se tenía el balón, cerrando o tratando de cerrar las líneas de pase.
Parte del gran rendimiento de “HH” es por Miguel, al utilizarlo en esa posición.

Después del Mundial, estuvo algunos torneos con Xolos, para después regresar al América. En su regreso al nido, llegó con el Guido Rodríguez, futbolista que se convertiría en el elemento más fundamental dentro del Xl y como consecuencia, en el mejor futbolista de la liga.
El “Piojo” encontró en él una extensión del banquillo pero dentro del campo. El nacido en Argentina fue evolucionando de la mano del entrenador mexicano. Llegó como un ‘5’ natural, fijo en la contención con la única tarea de recuperar balones, muy pocas veces pasaba del círculo central con balón controlado, ejecutaba el pase y regresaba. Después de un año con las águilas, ya tenía más libertad para abandonar su posición, se empezaba a mostrar donde inicia la zona de creación y como referencia para darle circulación al balón de un lado a otro. En el último año, Miguel le otorgó la batuta de dirigir al equipo dentro del rectángulo verde. La labor de contención la realizaba a la perfección, apareciendo por cualquier zona y recuperando cualquier cantidad de balones. En ataque él era el constructor, llegaba a 3/4 de cancha por carril central para descargar en las bandas.

Desde el torneo anterior y ahora en este que se está jugando (Clausura 2020), el equipo ha sufrido muchas bajas importantes, más múltiples lesiones, Herrera demostró la capacidad y la evolución que ha tenido.
Modificó un estilo de juego con el que llevaban torneos jugando. Ahora es un juego más directo hacia la pareja de delanteros, ya sea con trazos largos desde la defensa o pases de Ochoa. Con Viñas (cuando le toca jugar) y Henry como referencias, no tienen problemas en pelear balones, para después aparezca Richard Sánchez, con movimiento desde el centro a la derecha.
Otra forma de juego y que se ha notado más en el Clausura 2020, es la del construcción del juego por las bandas, para después descargar con Gio, quien siempre se encuentra libre de marca y con facilidad de girar para ponerse de frente a la portería y así elegir la mejor opción para parte final de la jugada.

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde