Jugar bien / Escribir bien
Opinión

Antonio Mohamed, una apuesta peligrosa

Futbolisticamente hablando hay argumentos para lamentar o agradecer el regreso de Antonio Mohamed. Es cierto que con él Rayados alcanzó despliegues espectaculares, y que de la mano del argentino la Pandilla adquirió cierto valor. Es verdad también que con menos de lo que hoy se tiene Monterrey rompió varios récords, y se quedó muy cerca de ganar la final más importante en la historia del club. Sin embargo…

El recién corrido Diego Alonso, con todos sus defectos, salió de la institución dejando una joya grande en las vitrinas. Esa que muy probablemente le servirá de boleto al Turco para llegar al Mundial de Clubes. Tomaremos esto para explicar lo que actualmente se vive dentro del Club de Fútbol Monterrey. 

Hablamos de un Director Técnico que le dio esencia al equipo y se fue por no materializar lo ofrecido en la cancha. De otro que fructificó un juego dudoso y luego se le cayó. Hoy regresa el primero, el del estilo bonito. El que le regaló varias sonrisas a los aficionados y también algunas lágrimas. El de los tratos raros, el también abucheado aunque hoy quieran negarlo. Ese que un gran sector de aficionados puso y sacó a su antojo. Hoy regresa Antonio Mohamed en una apuesta brava lanzada por una directiva a la que parece salirle todo mal.

¿Qué puede perder Monterrey?

En apariencia nada. Desde la subjetividad les digo que tomaron una decisión correcta al elegir a un Técnico que conoce la plaza, los jugadores. Que en su libreta hay una estrategia bien aprendida por la mayoría. El peligro radica, curiosamente, en el supuesto colorido. ¿Qué va a pasar si en una de esas el barco levanta y se cuelan a la Liguilla? Supongamos que no sale campeón pero evoluciona en su juego y le alcanza para dar un buen papel en Mundial de Clubes. ¿Qué decisión tomarán arriba? ¿Le apostarán a un proyecto cimentado al calor del resultado? ¿Qué te garantiza que el torneo siguiente será el bueno?, y por bueno entendamos el del campeonato y el juego bonito, porque en Guadalupe la exigencia es tan alta que condena lo contrario. Títulos y espectáculo. Como si fuese lo más normal del mundo conseguirlo.

En medio de lo que pueda y no suceder, Monterrey toma una decisión que parece dividir aún más a su afición.

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde