Jugar bien / Escribir bien
Liga MX

La calidad no conoce de momentos

Si bien los cinco goles con los que André-Pierre Gignac llegaba al encuentro frente a Santos ponían en tela de juicio su rendimiento a lo largo del torneo, le bastaron 25 minutos para demostrar lo que es capaz de hacer. En plena transición ofensiva iniciada por Jesús Dueñas, el francés se “largó” al palo más lejano, desprendiéndose de la inercia de la jugada, para mandar a guardar la asistencia del “Chaka” Rodríguez. De ahí, un cobro de penal al comienzo del segundo tiempo liquidaría a unos inoperantes guerreros de Almada.

Su doblete de goles en dicho partido no coloca a Gignac en un sitio especial, sin embargo, su flojo inicio de temporada tampoco lo alejaba de lo que es: uno de los jugadores más determinantes de la Liga MX, y del continente.

Este mapa de calor que enfatiza sus movimientos a lo largo del torneo explica muy bien lo que es André-Pierre. Partiendo como 9 nominal, el francés tiene licencia para rodear el área, reciclando la pelota para servir a su equipo al atacar, y desde luego, buscando el mejor espacio para disparar con su pierna derecha. Además, sus recorridos para presionar no son cuestionables, al menos no en campo contrario.

André-Pierre Gignac es eso, es inteligencia combinada con movilidad para encontrar zonas de remate con alta facilidad, es caer en banda izquierda para enganchar hacia el centro y rematar de media distancia, es salir de zona para distraer la marca rival… es gol. La calidad de Gignac está en él desde el Lorient hasta el Marsella, desde estar a punto de darle a Francia una Eurocopa hasta campeonar con Tigres en múltiples ocasiones.

En la búsqueda de mejorar su sistema, Ferretti podría plantearse colocar a Gignac por fuera y a Enner Valencia en punta, fuera de eso, hay poco que replantear. André-Pierre es el claro ejemplo de que la calidad no conoce de momentos. André-Pierre siempre está.

Comentarios

Article written by:

Minimalista.

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde