Jugar bien / Escribir bien
Opinión

Enner Valencia, te quiero y no

Hablemos de un jugador que en su primer partido con el equipo marcó tres goles, y en ese mismo torneo tuvo la frialdad suficiente para mandarse un penal a lo Panenka en plena final, ante el acérrimo rival. 

‘’…seleccionado nacional, con experiencia europea y condiciones suficientes para brillar en la delantera o en la banda derecha. Más de uno se moriría por tenerlo a Enner entre los suyos, y sin embargo…’’

A la hora cero, el ecuatoriano parece bajar de nivel. Y pica cuando debe de reventar, y suelta tiro fuerte cuando la pelota le implora una simple caricia para amistarse con las redes. Sería injusto relacionarlo con Jurgen Damm -a quien se le reclama algo similar- por la sencilla razón de que Valencia ha demostrado lo que el flaco no, con el debido respeto. Por eso de él se espera mucho, y se le juzga con la misma vara que a André-Pierre Gignac o a Eduardo Vargas. Es mejor que muchos estando al 100%, son las decisiones lo que lo frenan.

Algunas veces, ante la adversidad, claro está, más de uno deseamos su salida. No obstante, basta esa jugadita correcta, ese pase bien ejecutado. La técnica muy suya y el gol en encuentros parejos para recordar lo peligroso que sería si defendiera otra camiseta. Entonces agradecemos tenerlo de amarillo.

Enner podrá sacarle canas verdes a los aficionados, mas bajo ninguna circunstancia desearían verlo en otro equipo. ¿O sí?

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde