Jugar bien / Escribir bien
Futbol mexicano

Se identifican los puntos a mejorar

No fue un partido tan emocionante como lo fue ante Costa Rica; un trámite sumamente distinto y un ritmo que parecía lento; pero fueron igual de complicados. La Selección mexicana derrotó a Haití en tiempo extra y accede a la final de Copa Oro. Si bien hay que destacar el crecimiento del futbol caribeño en los últimos años, pero tampoco hay que usarlo como excusa, pues ha sido el peor juego en la era de Gerardo Martino.

Era difícil mantener un ritmo tan alto como el que se dio apenas el sábado, pero más allá de eso; hubo imprecisiones, malos pases y poca creatividad. Se rescata el pase a la final y algunos puntos, pero el análisis general es que hay que mejorar. Analizamos los cinco puntos que nos dejó el juego ante Haití.

Falta de idea

Es verdad que os caribeños cerraron muy bien los espacios y era complicado para México acceder a zona de definición, pero siempre que el tricolor se encontraba en campo rival era un bucle. Veíamos lo mismo. Esperar las pasadas de los laterales, una botada de Raúl Jiménez, o darle el balón a Rodolfo Pizarro para ver que podía sacar. Haití defendió bien, pero México le ayudo a verse mejor.

Rodolfo Pizarro: el motor ofensivo

A pesar de las diversas críticas que pudiera recibir Pizarro por el juego de ayer, fue el mejor de la Selección. Se le puede cuestionar el último toque pero no la forma en que iniciaba jugadas, sus pases a primer toque y como tomaba el balón entre líneas. Si creemos que va a ser el que meta los goles y de asistencias, el error es nuestro, no de Rodolfo, pues el solo se encarga de cumplir en el campo.

No se midió la defensa pero deja dudas

El buen juego de Haití a la defensiva fue directamente proporcional a lo poco que se incorporó al frente, y aún así metió a México en problemas. Hay una jugada cerca del final del tiempo regular, en donde Hector Moreno tiene que detener al rival con una falta bastante clara (no un empujón, ni una “patadita”, se avienta con el) para detenerlo. E igual cerca del final del tiempo extra, pusiera un balón en el travesaño. La defensa ha sido lo más cuestionado en la era de Martino, y aunque no tuvo mucho trabajo, se vio en problemas.

Falta de técnica

No es para prender los focos rojos pero si para ver que sucedió. No es una constante en los partidos de esta Selección que se fallen tantos pases o que se sea impreciso en la última zona; pero ante Haití fue un exceso. Los centros de Gallardo y Rodríguez, fueron en su mayoría, a la nada. Los pases de Jiménez se quedaron en grandes intenciones pero cortos. Guardado y Dos Santos en los partidos más regulares de sus carreras. No e una constante y por eso no hay que alarmarnos de más, pero si trabajar en ello de cara a la final.

Carácter y unión de grupo

Último pero no menos importante. Hay que recalcar la unión de este grupo y su personalidad. Raúl Jiménez fue el único jugador en errar un penal ante Costa Rica, y tres días después, con el juego igualado y en tiempos extras, tomó el balón sin pensarlo y se adjudico la responsabilidad de meter a México en la final. Nadie en el grupo le pidió el balón, le tuvieron confianza pese al antecedente reciente y les respondió.

 

El balance de este juego, es más negativo que positivo en relación a los otros duelos bajo el mando de Martino. Sin embargo, hay puntos a destacar y los espacios criticados han sido identificados y tienen margen de mejora. El mismo Diego Reyes, comentó al final que el vestidor se sentía como si hubieran perdido, síntoma de que los seleccionados no están contentos, saben que hay que mejorar ciertos aspectos de cara a la final y esa aceptación es el primer paso para lograrlo.

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde