Jugar bien / Escribir bien
Futbol mexicano

Preferible tener futbol en Juárez que en la BUAP

Los manejos en el futbol mexicano no solo son malos sino vergonzosos. Un equipo que no se ganó su ascenso deportivo lo hizo en la mesa a través de la compa t venta de franquicias. Así es, Juárez FC tendrá Liga MX a costa de los Lobos BUAP, quienes no solo pierden la categoría sino que la franquicia ha quedado congelada. Decisión que hay que crucificar por las formas pero no por el resultado.

Fácilmente, los poblanos podrían asumir el papel de victima. El de los “pobrecitos” ante el ojo del aficionado popular, pero los que tienen memoria no olvidan que este equipo hace un año hizo una situación similar. En el Clausura 2018 se consumo su descenso deportivo, pero tras pagar 120 millones de pesos, se mantuvieron en primera. A los campeones del Ascenso MX en ese año, Cafetaleros de Tapachula, no se les permitió subir de categoría.

No solo es un tema de que ya lo merecían, sino que además era el plan de la BUAP desde hace un año. Ulises Mendivil fue el empresario encargado de pagar la multa para mantener a los licántropos en primera división, pero como todo negocio que los hombres de pantalón largo suelen hacer, el buscaba recuperar su inversión. No solo tiene lo que pagó en esa ocasión, sino que además, con algunos millones más.

El proyecto de la BUAP, era tan inestable como destinado al fracaso. Un equipo que únicamente contaba con sietes jugadores propios, sin entrenador y con el promedio de asistencia más bajo en toda la Liga. La venta no era una opción, era la solución ideal.

Lo de Juárez no deja de ser vergonzoso. Un ascenso manchado. Pero las malas formas y pésimos manejos con los que se estableció como equipo de Liga MX, no deben eclipsar el hecho de que son un mejor producto para la primera división que Lobos BUAP. Mejor asistencia, más infraestructura, y pese a estar en divisiones distintas, mejores resultados deportivos en los últimos cinco años.

No hay que olvidar que los fronterizos vienen de llegar a una final de Copa MX, situación que solo cinco equipos de la división de plata pueden presumir. Además, lo hicieron dejando fuera a puros equipos de la máxima categoría en las rondas de eliminación directa.

Este ascenso también es una revancha personal para Gabriel Caballero, quien hace un año se ganó su derecho a estar en el máximo circuito con Tapachula, pero se lo quitaron, una vez más, desde arriba. Jugadores como Edy Brambila o Iván Vázquez aún tendrán su último aire en primera división, dos futbolistas que no solo son más experimentados en Liga MX que cualquiera de Lobos, sino que además pertenecen a la institución y no son prestados.

Podemos criticar las formas y bastante, pero no la decisión final. La Liga MX debe agradecer que en el máximo circuito estén los Bravos de Juárez y no los Lobos de la BUAP.

 

 

 

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde