Jugar bien / Escribir bien
Futbol mexicano

Mucha ansiedad y poca calma

La Selección Mexicana Sub-20 debutó con derrota en el mundial de la categoría. Un 1-2 ante la subcampeona europea Italia. Con esto se reduce el margen de maniobra de cara a una calificación. Sin embargo, no todo es malo, hay algunas cosas rescatables como otras que se deben mejorar de cara al duelo ante Japón del próximo domingo. Aquí analizamos cinco puntos del descalabro ante la “Azurra”:

Poca participación de Diego Lainez

El canterano americanista estaba llamado a ser la figura del equipo, aquel hombre distinto que cargara con esta Selección. Sin embargo, parece que eso le jugó en contra. Durante el primer tiempo se le notó precipitado, buscando el mano a mano y la línea de fondo, incluso estando en evidente inferioridad numérica. En el segundo tiempo, brillo por su ausencia, se mantuvo estático en una posición y no buscaba espacios para pedir el balón.

Las decisiones de Macías

Recién llegado de León, José Juan Macías fue el jugador más desequilibrante de México. Saliendo del área a recibir balones, abriendo la cancha y con una técnica individual que le fue capaz de burlar a cuantos italianos decidió. Sin embargo, el último toque le falló. No supo tomar la decisión final y en la mayoría de las ocasiones prefirió tirar al arco sin importar donde estaba parado, a abrir el campo con sus compañeros.

La desorganización defensiva

México controló la posesión, en especial del minuto 30 en adelante. Fueron pocas las veces que Italia logró salir con balón controlado en este lapso de tiempo cuando dominó lo primeros 15 minutos. Pese a esto, todas las veces que los italianos de paraban en campo rival el peligro era inminente. Llegaban muy fácil al arco y de no ser por el guardameta mexicano, Carlos Higuera, pudieron irse con más goles a favor.

No se movió nada en la banca

El 4-4-2 con el que se paró México se mantuvo durante todo el partido. Los dos cambios fueron posición por posición y no se busco realmente una modificación en el parado. se mantuvo el “orden” defensivo incluso cuando faltaban escasos minutos y el marcador estaba en contra. en conclusión, la Selección jugó todo el partido igual, sin bajos ni planos y eso es directamente decisión del entrenador.

La salida de Misael Domínguez

Sin tampoco hacer nada del otro mundo, el futbolista de Cruz Azul había hecho una buena mancuerna con J.J. Macías. Basta con decir que entre estos dos jugadores se originó un tiro a puerta de México, mismo que dio como resultado el córner con el que igualaban el marcador. Su salida fue inexplicable, y más aún cuando su sustituto, Tony Figueroa, hizo poco al momento de ingresar.

 

La derrota de México tampoco es para tirarnos al piso. Hay puntos que mejorar y tiempo para hacerlo, además que se puede inferir que los dos siguientes rival, Japón y Ecuador, están un escalón abajo que los italianos. Pero que se haya perdido contra el rival más fuerte, tampoco es motivo de relajación, pues esta Selección debe mejorar mucho en sus siguientes dos compromisos. Ni para llorar ni para despreocuparnos.

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde