Jugar bien/Escribir bien
Liga MX

A contagiar la ilusión

La nueva era de Pumas es comandada por Jesús Ramírez. El ex futbolista y entrenador quien fue Campeón del Mundo Sub -17 en 2005 es el nuevo presidente deportivo de los felinos. Un puesto, que hasta antes de su Presentación de este lunes son existía, pero que ahora es donde recaerán todas las decisiones de Indole meramente deportivo.

De entrada parece una buena estrategia de Rodrigo Ares de Larga para librarse de las constantes críticas de la prensa. El presidente del Patronato decide alejarse de las cámaras y cargar toda la responsabilidad en Ramírez, aunque las decisiones importantes seguirán siendo sometidas a votación para todo el Patronato. Seguirá influyendo, pero será “Chucho” quien se lleve los aplausos o los reproches.

Sin embargo, el nuevo presidente deportivo de Pumas cuenta con las credenciales de hacer una buena labor. Partiendo del hecho, de que ilusión es lo que sobra. Ramírez formo parte del plantel universitario que en la temporada 1976-1977 consiguió su primer título de liga, tan solo cuatro años después de su debut, por lo que sabe lo que es representar al conjunto auriazul y como comentó en su presentación “volvió a casa y anhela ser campeón”.

Bien dicen que del dicho al hecho hay mucho hecho, pero una de las prioridad que comentó el nuevo presidente universitario en conferencia de prensa es el hecho de fortalecer las fuerzas básicas del club. Situación que domina. Sabe trabajar muy bien con jóvenes, y lo ha demostrado. Prueba de esto, la Copa del Mundo Sub-17 que tiene en sus vitrinas la cual gano con la Selección mexicana en 2005. Respetará procesos, no adelantara jugadores y a los jóvenes los acompañaran futbolistas experimentados. Al menos eso comentó en su presentación.

El único problema con el que “Chucho” tendrá que lidiar en el conjunto universitario es el posible choque de egos. No debe ser nada cómodo para Leandro Augusto, actual director deportivo del club, que llegue alguien como presidente deportivo. Dos puestos que parecen tener características similares pero uno con más autoridad que otro. Aunque bien, Ramírez puede acabar pronto con esto, pues como comentó en conferencia de prensa, la continuidad del brasileño como de otros miembros del plantel, será evaluada.

La desventaja que podría tener “Chucho”, es que llega a un puesto poco conocido. Está más alejado de las canchas, pero no por eso lo hará mal. Es lógico inferir que pueda llegar con un nuevo equipo de trabajo, el cual lo haga sentir más cómodo, coincidir en ideología de juego y de esta forma compaginar juntos el camino. Durante su presentación no descartó la opción y no suena nada loco pensar en esta “nueva era”.

Es una buena decisión pero que Ares de Larga logró disfrazar como una excelente. El éxito de Ramírez únicamente se podrá medir y se podrá predecir, acorde a la libertad que tenga. Si tiene camino libre, estamos hablando de un futuro alentador y con buenos ojos, pero si únicamente está ahí para sugerir ideas que serán tomadas en el Patronato, y dar la cara ante los medios, será lo mismo de los últimos cinco años.

 

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde