Jugar bien / Escribir bien
Futbol internacional

Yo quiero fracasar como Guardiola

Llegó un punto donde la gente se sentía parte del Manchester City, cuando todos se emocionaron por el gol quinto gol que fue anulado, después del VAR surgió un irreconocible sentimiento de empatía hacia el Tottenham, siempre nos gusta ponernos de lado del que gana o de aquel que tiene a historia más difícil o épica para llegar a cierta instancia.

Entre todo esto, queda otra vez a la orilla de la Champions el entrenador Pep Guardiola, ese que cambió la forma de percibir el fútbol para muchos, porque aunque no ha inventado algo -y dudo que lo haga-, trajo cosas del pasado para su Barcelona que dominó el mundo, y que si no es el mejor equipo de la historia pega en el travesaño.

Después de Barcelona, un año de descanso; después del descanso, un Bayern Múnich que jugaba de una manera impresionante, que reinventó a Philipp Lahm, que encontró a Kimmich y terminó por aceitar a Lewandowski, pero no ganó la Champions; después el Manchester City, con récord de puntos, dominando y adaptándose a la Premier, compras asquerosamente millonarias, pero todavía sin Champions.

Hace apenas unos días dijo que él no había ido a Manchester para ganar la Champions, sino que lo hizo para conseguir que el equipo juegue como lo ha hecho, y vaya que lo ha logrado. Y como consecuencia de ese juego vienen los campeonatos, no se puede elegir el resultado, pero sí puedes escoger la forma o el camino para intentar alcanzar el triunfo.

Qué extraño resulta llamar fracasado a un entrenador como Guardiola por no poder ganar la Champions, olvidando que fue mejor que el Tottenham la mayor parte del juego, que fue ajustando la pizarra a cada momento del partido, que consiguió que sus jugadores hallen los espacios para hacer el gol que faltaba.

En la etapa que vive hoy el mundo todo lo que no sea el máximo éxito es fracaso, e incluso si consigues el triunfo sospechan de ti si tienes muy buenos jugadores. “Si Guardiola es tan bueno, ¿por qué no dirige al Rayo Vallecano y lo hace campeón? Porque depende de los jugadores”, suelen decir algunos inestables, como si los técnicos fueran buenos solo porque ganan, y luego ni siquiera eso, porque si consiguen la victoria hay que mirar más a los jugadores.

Para los entrenadores como Guardiola las cosas suelen ser mucho más difíciles de valorar, según la opinión pública. Así como a él le dicen que tome un equipo pequeño y lo haga campeón, a Bielsa le cuestionan “¿por qué nunca ha dirigido a un equipo grande si es tan bueno?”, es el cuento de nunca acabar, la constante insaciabilidad.

Por inversión y fútbol, el Manchester City se vuelve candidato a salir campeón de Champions hasta que se demuestre lo contrario, no tengo los argumentos para decir porque Guardiola no puede con la Champions después de Barcelona, y siendo bastante honesto no me interesa saberlo, no tendrá más admiración de mi parte por ganar el torneo de clubes más prestigioso del mundo con el City, Nottingham Forest, la Ponferradina o el Paris FC, a un técnico como él se le reconoce juego a juego, concepto a concepto, se le conoce en los libros o las series porque uno no tuvo la suerte, actitud ni aptitud de ser jugador de élite para ser entrenado por él.

Comentarios

Article written by:

"El fútbol como elemento estético"

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde