Jugar bien / Escribir bien
Liga MX

Buena apuesta si, solución no

Después de tanta novela, y tanto drama por la falta de refuerzos en América, llego el primero de ellos. Nicolás Benedetti, de 21 años, el apodado como el “Nuevo James” desde Colombia, en sus pies estará la responsabilidad de cargar con todas las bajas de Coapa. Mucha responsabilidad para una apuesta incierta.

Y es que, aunque desde Colombia solo lleguen buenas impresiones para el atacante, América no debe basar toda su confianza en un jugador que sigue siendo una moneda al aire. En muy pocos lugares en el mundo, un chavo de 21 años es la solución para los problemas de un equipo; y quienes lo son, se codean en la élite y no en la Liga MX.

Pese a esto, bien arropado, tiene cualidades para ser muy desequilibrante en México. Benedetti se define a si mismo como “Un jugador con buena técnica, que le gusta encarar y el uno contra uno”. Si cumple con esto, América va de gane, ya que hay que mencionar que el juego por las bandas ha dejado que desear en lo que va del presente semestre. Solo dos goles de diez han caído por a raíz de desbordes por algún costado de la cancha, y ambos generados por Cecilio Domínguez y Cristian Insaurralde; hoy en Argentina.

La ventaja del “Poeta” es su habilidad para desempeñarse en distintas posiciones. Puede hacerlo por la banda, posición por la cual seguramente lo trajeron ya que Miguel Herrera se ha cansado de mencionar que necesita un extremo izquierdo, o bien, podemos verlo como mediapunta detrás del delantero. La desventaja es que luce complicado que se pueda aprovechar esta versatilidad.

La única ocasión que el “Piojo” ha jugado con alguien detrás del delantero, fue cuando Jérémy Menez llegó al equipo. Ahí, se paró con un 4-2-3-1, con un único punta. Después de la lesión del francés y con la llegada de Roger Martínez, las Águilas han priorizado jugar con dos delanteros en punta. Ahí, solo podría caber Benedetti como “10”, pero para que estas dos condiciones se cumplan se debería jugar 4-3-1-2, algo nunca visto con Herrera al mando.

En pocas palabras, es un jugador capaz de desempeñarse en dos posiciones, pero solo lo veremos en una. Miguel Herrera no cambiará todo un sistema para arropar a un chico de 21 años. Incluso, las veces que ha llegado a cambiar de formación es porque las lesiones se lo exigen, más allá de sacar las virtudes de sus jugadores.

Es una buena apuesta la de Nicolás Benedetti, no hay duda de eso, pero debe sentirse arropado. El equipo no puede depender de él, ni ver su fichaje como una solución a las bajas y lesiones que aqueja el club, a fin de cuentas, estamos hablando de un prospecto a futuro, cuando América necesita fichar por su presente.

 

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde