Jugar bien/Escribir bien
Futbol mexicano

Ferretti ha dejado de sacar el mayor potencial de Tigres

En vísperas del torneo número 18 de Ricardo Ferretti al frente de Tigres, tengo muy claro cuál es mi sensación antes de que esto comience: ya no confío en él. Mi nivel de confianza o aceptación no influirá en nada para su trabajo, tampoco pretendo actuar como convencedor de una idea a mucha gente, solo me es muy difícil pensar que pueda hacer un trabajo óptimo para la responsabilidad que tiene.

Para entender el trabajo de un técnico tengo claro que existe un punto indiscutible: debe sacar el máximo nivel individual de un jugador y colectivo de un grupo de futbolistas.

Me preocupó que el torneo anterior todos identificamos el problema principal relacionado al balón parado, y en general el juego aéreo. Y se podría decir que él también lo tenía claro, tan así que lo mencionó en una rueda de prensa, además Guido Pizarro mencionó en una entrevista donde participé, justo después de terminar el torneo de liga, que no le más tiempo ni calidad de trabajo al balón parado, o en general juego aéreo.

Desde hace algún tiempo el resto de equipos le juegan distinto a Tigres, y parece que el equipo solo reacciona cuando va abajo en el marcador, el famoso aburguesamiento que el propio Ferretti mencionó tras la eliminación del Clausura 2018, pero donde parece ser él el principal aburguesado del club.

Difícilmente se ve un plan de juego según el rival que se va a enfrentar, lo cual también limita la competencia por un puesto, porque parece que hay un Xl predeterminado que solo cambia si alguien se lesiona o es expulsado, en lugar de potenciar a detalle la característica de cierto jugador dependiendo del tipo de rival que va a enfrentar.

Un tema importante que también influye en mi desconfianza son las declaraciones hechas por Timothée Kolodziejczak sobre los métodos arcaicos de entrenamiento, que limitan la posibilidad de hallar el máximo nivel de un jugador y del colectivo. Cada vez le creo menos a ese cliché de que el Tuca “trabaja mucho”, porque la cantidad y esfuerzo sirve poco si no son los trabajos que un equipo exigido al título requiere.

Con esto no pretendo decir que Tigres no pueda sacar nada positivo de esta temporada, no supongo que ni siquiera vayan a calificar, porque hay grandes individualidades capaz de sacar adelante cualquier situación negativa. Debo aclarar que Ferretti no es para mí un entrenador terrible, lo único que realmente pienso es que no es la persona que mayor provecho puede sacar a esta plantilla.

Tal vez a mucha gente le guste vivir viendo vitrinas con trofeos, pero a mí no. Los títulos conseguidos durante esta etapa son plausibles y dignos de ser reconocido, pero Tigres corre un serio peligro de quedarse estancado en dado caso de querer seguir con Ferretti al mando.

No digo que Miguel Ángel Garza y otros personajes directivos deban correrlo ahora mismo, ni siquiera en unas semanas o un par de meses, pero sí evaluar de forma más dura el desarrollo de su equipo, el nivel de los jugadores y la capacidad de resolver problemas. Que un campeonato de algo no nuble el criterio de analizarlo. Y por supuesto, que comiencen a buscar un relevo, uno que esté a la altura y no tenga la misma comodidad que el Tuca.

Comentarios

Article written by:

"El fútbol como elemento estético"

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde