Jugar bien/Escribir bien
Futbol mexicano

El siguiente paso para Juninho

Tener 36 años normalmente es mucho para un futbolista, aunque la carrera del defensor es longeva, pesan esas casi 4 décadas de vida.

Pero 36 años es una buena edad para ser entrenador, algo que Juninho tiene en mente para su futuro. Cerró un ciclo, pero no cierra la puerta al fútbol, y seguramente Tigres estaría muy contento de seguir contando con él dentro de la institución, pero hay que tener cuidado.

Sería normal que mucha gente comience ponerlo como candidato para sumarse como entrenador en alguna categoría juvenil o directamente al cuerpo técnico del primer equipo, sin embargo se tiene que tener en cuenta que, aunque existen casos donde pasan directo de la cancha al banquillo, no es normal que salga bien.

Una de las mejores inversiones que pueda hacer el club o incluso Juninho personalmente, es comenzar el próximo año una gira por Europa para ver de cerca no como juegan los mejores, sino cómo entrenan. No es necesario que vaya específicamente a ver a un equipo o a un entrenador, sino a conocer bastante de forma variada.

Visitar Inglaterra, España, Portugal, Italia, Qatar, Japón, China, Alemania y acompañarse tal vez de un traductor, grabar lo más posible de entrenamientos para revisarlos entre viaje y viaje, conocer a gente con la que pueda trabajar en un futuro, y algo importante: capacitarse.

Hay diferentes escuelas en Europa o Federaciones, incluso clubes, que ofrecen cursos para gente que quiere formarse como entrenador. Los ejemplos son a MBP School de España, la Federación Española de Fútbol, la holandesa, la escocesa, la inglesa, etc.

Hace no mucho toqué el tema de lo mal que habló Kolodziejczak sobre los métodos de trabajo que tiene Ricardo Ferretti a comparación de los mejores niveles europeos, Juninho estuvo 8 años con Tuca y podrá confirmar esto o negarlo, pero nunca es sano para iniciar una carrera como técnico querer repetir las cosas que tú vienes de hacer al pie de la letra. Seguramente se incorporarán cosas, pero no sería correcto ser un repetidor.

Toda esta travesía propuesta también es un proceso de descubrimiento. ¿Qué pasa si en este transcurso Juninho decide que preferiría ser director deportivo, vicepresidente o presidente de algún club? ¿Qué tal si no le gusta la planeación del día a día y prefiere convertirse en empresario? Para cualquiera de esos casos, sobretodo los relacionados a seguir en el fútbol, vale el tiempo de preparación.

La carrera de director técnico no es un pretexto del futbolista para seguir recibiendo dinero del fútbol, y tampoco puedes llegar a un vestuario sintiéndote aún jugador, mucho menos creer que puedes dirigir solo con los años de experiencia. Juninho es una de las mejores cartas que puede tener Tigres para el futuro desde el banquillo, en fuerzas básicas o en primera división. Más allá de conocer cosas como la exigencia de títulos, la afición o esa clase de aspectos, domina lo más importante: el estilo de juego que pregona esta institución.

Comentarios

Article written by:

"El fútbol como elemento estético"

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde