Jugar bien/Escribir bien
Opinión

¿Cómo la vas a contar, España?

Quizás los únicos agradecidos con todo lo ocurrido en la Final del mundo, sean quienes hoy cocinan uno de tantos documentales que se harán al respecto. Supongo, también, que se esperaban algo parecido, y de pronto lo mencionaron en algún momento. Ellos, sin duda, sacarán ventaja del resto por jugarle al profeta sin saberlo.

Entremos en contexto. Si contamos todo de principio a fin, descubrimos que en esta final el hincha estuvo más tiempo en la cancha que en cualquier otra, tanto en el duelo de ida como en el de vuelta. Una llave de 4 partidos en la que sólo se jugó dos veces. 

Si aceptamos el romanticismo sudamericano, me atrevo a decir que el diluvio del 17 de noviembre fue un presagio divino. El día que dios lloró, pensé titular una pieza pero no me dieron los tiempos. 

Imaginé al barbas en el palco celestial, llorando con el desenlace que sólo él conoce, y se me puso la piel de gallina. Claro, a Jesús lo imaginé con la remera de Boca.

El Santiago Bernabéu arderá como nunca. Es cierto que Europa tiene el mejor fútbol, a las mejores personas -tomando en cuenta la cultura- y hasta a los mejores futbolistas, que aunque nacieron del otro lado del charlo, es ahí donde brillan, es ahí donde se muestran, son ellos quienes se quedaron con la pelota.

Inglaterra inventó el juego, Argentina lo convirtió en un estilo de vida, y ahora le toca a España ser anfitrión de una fiesta a la que jamás pensó asistir. 

¿Cómo la vas a contar? Tú, que muchos años tuviste a los mejores del mundo enfrentándose al menos una vez por año. Tú, que en los últimos tiempos lo has ganado todo a nivel continental… ¿cómo la vas a contar? ¿Cómo la vas a vivir? Tú juegas al fútbol y lo ves como un espectáculo. Te tocará albergar a quienes viven de esto, a quienes dejan su alegría en hombros de 22 desconocidos que son defendidos como el mejor de los amigos. ¿Cómo la vas a contar, España?

…lo juro por Diego…

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde