Jugar bien / Escribir bien
Futbol internacional

La argentinidad al palo

Como si se tratara de aquella canción de Bersuit (banda argentina), la argentinidad este fin de semana se fue al palo y es que la canción reza algo así.

“Hoy nos espera el mundo entero, no es para menos la coronación.

Brota el encanto del suelo argento”. Todos estábamos esperando este encuentro de las dos potencias del futbol argentino, pero…

“Del éxtasis a la agonía, oscila nuestro historial. Podemos ser lo mejor o también lo peor con la misma facilidad” Así fue, 15 tipos agredieron el camión del Boca Juniors y vulneraron la integridad de los futbolistas “azul y oro”.

Horas después todo se fue “al palo”. ¿Pero que más hay, que más pasa? Quizás en algunas otras latitudes, se hubiera dicho que fue un hecho aislado o que solo es responsabilidad de la policía de la ciudad y no de las instituciones. Me parece que para desarrollarse partidos profesionales y más de esta índole, la coacción entre policía, federación y equipo local para brindar seguridad en el trayecto de llegada Hotel sede-estadio y en algunos casos la salida también.

Este bochorno fue a nivel mundial. He incluso se satanizaron y mal tomaron comentarios referentes al hecho, como por ejemplo el de “Maxi” Rodriguez: “Acá en Argentina, esto es normal. Y lo llamamos pasión. No cambiamos más”. Es cierto, se volvió  normal y en muchos lugares estos hechos se están volviendo normales y nadie quiere hacerles frente. Es real que hay sociedades secretas entre dirigencias y barras. Es cierto que ha habido muertos en estadios por el tema de barras (recordemos el clásico cordobés) no hay cambios, todo sigue igual.

D´Onofrio (actual presidente del River Plate), el sábado decía “15 personas no te pueden impedir un espectáculo” incluso hablaba de la descomposición social en aquel país. Pero ahora se menciona que los jugadores de Boca, provocaron el incidente, haciendo gestos y que a su salida de la bombonera, en el partido pasado ellos sufrieron hechos similares.

No se trata de hoy, ya calmado digo cosas que antes callé. Se trata de que los hechos de violencia cada vez son más recurrentes y de “hechos aislados” o de “no es mi responsabilidad” no pasa. Es cierto que todo esto es un reflejo de lo que vivimos. Intolerancia del pueblo con el vecino, con el gobierno. Intolerancia de los futbolistas con la gente que no piensa como ellos, con quien no adula. No podemos dejar que esto siga creciendo, que no les importe a los directivos que llegan con escolta, que tienen palco y accesos preferenciales, esa no es la realidad de lo que pasamos todos los que vamos a la cancha.

Acá ya perdimos todos, incluidos los que estamos a miles de kilometros. Pierde el futbol, pero parece que eso es lo ultimo que importa, porque #EsLoQueHay

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde