Jugar bien/Escribir bien
Opinión

Guillermo “el líder” Ochoa

En México poca gente se atreve a decir lo que piensa. Cuando hablamos de futbol no hay excepción a esta condición. Se dice lo que conviene, se dicen palabras para quedar bien, para no entrar en problemas, sin importar si son verdad. La gente que se atreve a hablar de lo que realmente piensa se gana el respeto de aquellos con los que comparte entorno. Guillermo Ochoa lo hizo.

Poco menos de cinco minutos en zona mixta bastaron para que el portero pusiera al futbol mexicano en su lugar. Y es que tampoco dijo nada desconocido. Lo sorprendente fue que esas palabras vinieran por parte de un futbolista y ante un micrófono y no en frases motivaciones o indirectas en redes sociales como acostumbran algunos seleccionados.

Criticó fuertemente la gestión de Ferretti al mando del “Tri” y con justa razón. El “Tuca” ha perdido cuatro de cinco juegos en este su segundo interinato con México. Pero lo que molestó a Ochoa no es eso, sino el hecho de no tener un entrenador definido. Y es que seamos honestos, ¿A cuantos de nosotros nos gustaría trabajar en un entorno donde nuestro jefe ha dicho que no quiere estar y donde el futuro es incierto?

Si hay algo que se le critica a Ochoa es el hecho de que regresó a Bélgica en lugar de quedarse en Argentina para el segundo amistoso. Más que entendible. Nadie quiere estar en un ambiente en el que se sabe es pasajero. Hasta ahorita la Selección Mexicana solo es un barco sin rumbo con un timonel que lo “maneja” en lo que llega el verdadero capitán.

Finalmente habló sobre los pocos futbolistas mexicanos que hay en Europa. Se les critica a los que se van porque juegan poco y critican a los que se quedan por no irse. Ochoa dijo algo que tampoco es desconocido: “México no tiene tantos jugadores para hacer dos selecciones”, y los resultados de los experimentos en selecciones B le dan la razón.

Tristemente las palabras del cancerbero mexicano no harán eco entre la gente. El aficionado mexicano esta cegado en verlo como “Un sobrevalorado de Televisa”, “El portero del 7-0” o “El que descendió en España”. A fin de cuentas, las palabras de Ochoa llegaron a un pueblo con mente pequeña en temas deportivos y que solo espera que su selección gane un juego como si fuera producto de magia y no trabajo. México tiene el futbol que se merece, aunque algunos seleccionados ya empiecen a entenderlo de forma distinta.

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde