Jugar bien/Escribir bien
Futbol mexicano

A lo que venimos

El saber con qué recursos se cuentan para saber qué se puede hacer y qué se puede lograr tiene un valor importantísimo en la correcta dirección técnica de cualquier club. Múltiples equipos en el mundo han logrado trascender a partir de hacer buen uso de su materia prima, sin la terquedad de buscar crear algo que puede ser imposible de lograr. Parece ser que este Lobos BUAP de Francisco Palencia tiene muy presente dicha ideología.

Haciendo un poco de memoria, recordamos al mismo equipo de Puebla recién ascencido bajo el cargo de Rafael Puente, y cómo apostaba por una postura ofensiva pese a no tener la capacidad de replegar de forma eficiente, y pese a su pésimo sistema de posicionamiento post a una pérdida de posesión.

En este nuevo proyecto, después de un proceso inicial de aprendizaje y crecimiento (donde se perdieron cinco partidos consecutivos de la fecha cinco a la nueve), Francisco Palencia se ha percatado de qué jugadores tiene y a raíz de ello ha logrado implementar un juego eficiente y adecuado para el equipo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Su 4-4-2 parece ser el parado táctico que más frutos le ha dado al equipo poblano, la prueba está en su invicto durante los seis últimos juegos que Lobos BUAP ha disputado en el presente Apertura, logrando anotar 12 tantos en dichos cotejos y habiendo recibido solamente siete goles. Rodríguez en portería; el “Maza” y Orozco en la central; Cruz y Crisanto como laterales; Sierra y Abraham González como pivotes; Rabello y Chirinos bien abiertos; y finalmente en punta tanto Kâzim-Richards como Leo Ramos.

La idea la tienen clara: que la pelota llegue lo más rápido posible al último cuarto del terreno de juego. Difícilmente los zagueros centrales comenzarán las transiciones ofensivas, puesto que no tienen la capacidad técnica para hacerlo; Paco Palencia es consciente de ello, y no les exigirá ser parte de la creación de juego.

“Jugamos sencillo”. “El pase con ventaja para los nuestros”. Probablemente las indicaciones que reciben tanto Jordan Sierra como Abraham González, quienes se encargan de ser parte del juego directo que practica Lobos BUAP, buscando ampliar la cancha con los mediocampistas más abiertos, quienes también buscan mediante el pase largo al turco o al argentino en punta, quienes con base en su juego físico y en su capacidad para obtener segundas jugadas pueden crear peligro para los de la universidad.

No se puede pasar por alto la labor realizada tanto por Leo Ramos como por Kâzim-Richards. El primero cuenta con una gran orientación de cara al arco, y con un gran abanico de recursos para anotar, mientras que el segundo, se desempeña en la mediapunta, echando mano de su agilidad con la pelota y su gran toque de balón.

En sí, este Lobos BUAP ha aprendido a no intentar algo que sus limitantes futbolísticas no le permitirán lograr, saben a qué juegan, y a qué no. Este Lobos BUAP de Paco Palencia sabe a qué ha venido.

Pueden encontrarme en Twitter

Comentarios

Article written by:

Minimalista.

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde