Jugar bien/Escribir bien
Uncategorized

Clasico Regio ¿cómo se toma fuera de Nuevo León?

 

Los clásicos son partidos que indudablemente ninguno se quiere perder, juegos que se marcan en el calendario antes de cada torneo, y no es para menos, está el orgullo en juego. Esta clase de encuentros conlleva una historia de rivalidad deportiva superior a los demás, y en algunos casos hasta única. Pasa lo mismo con los derbys y los clásicos regionales.

En México existen un buen números de clásicos, sobresaliendo por todos, el Clásico Nacional de Chivas-América, pasando por el Clásico Jóven que juegan América-Cruz Azul, el Clásico Capitalino que disputan América-Pumas y el Clásico Tapatio entre Chivas y Atlas. Sin embargo, en los últimos tiempos hay un clásico que empieza a crecer dentro del fútbol nacional, pasando de ser un partido local a ser un encuentro que llama fuerte la atención no solo de la prensa, sino del aficionado promedio, y ese es el Clásico Regio.

El Clásico Regio, partido que juegan Tigres y Monterrey, por mucho tiempo fue un clásico que se limitaba al ámbito local, quizás al ser Nuevo León un estado muy metido con sus equipos de fútbol el eco que recibía este partido no era mayor a comparación de otros clásicos como Chivas-América o América- Cruz Azul. Hablar de dicho partido era limitarse a comentar el resultado y como podría afectar en la tabla de posiciones, más no un juego que levantara escepticismo en lo que respecta al juego más que al resultado, pero esto en últimos años ha cambiado, y ya acapara los reflectores de la prensa nacional, pero ¿por qué se dio este cambió tan repentino? 

El crecimiento futbolístico de Monterrey durante los últimos años: No es un secreto que el buen nivel de Monterrey en la era de Chupete-Vucetich, en el que lograron ganar dos títulos de liga, y tres de CONCACAF influenciaron para que la gente quisiera ver jugar al Monterrey, y que mejor que en un clásico donde se juega el orgullo, deportivamente hablando, del estado. Siempre tener un equipo que juega bien y que además gana es un punto a favor para que la prensa le de foco, y más cuando se juega un clásico que después de la final, es quizás el partido más importante. Aquí es cuando el clásico regio empezó a dar luces de ser un partido de interés para la gente fuera de Nuevo León.

La era Dorada de Tigres: Para la prensa, si se tiene que nombrar un equipo de la década es sin duda Tigres, por todo lo que ha generado no solo en lo futbolístico, sino todo lo que representa en la Liga, formando la mejor plantilla de México, y una de las mejores del continente, eso sin duda, es un aliciente para darle importancia al clásico, es decir, la gente no solo en México, sino de otros lugares quiere ver como juegan en conjunto jugadores de la talla de Gignac, Vargas o Enner Valencia, indiscutiblemente que eso provoca que el periodismo deportivo le de más importancia a este clásico. Los dos mejores equipos, o dos de los mejores equipos del torneo disputando el liderato del torneo siempre será agradable para el espectador.

El efecto de las redes sociales: Otro punto importante es la difusión que se le da al clásico en las redes sociales, y esto conlleva la constante burla o carilla del uno al otro que indirectamente engancha a más de uno a querer ver el juego, de igual manera con el tema de las aficiones, que muestran la pasión desorbitada que genera el juego, y como en el caso anterior a más de uno atrapa, no solo a nivel nacional, sino a los extranjeros que gustan del fútbol mexicano. No es un mito que el clásico regio a nivel afición lo vive de una manera peculiar al resto.

La ‘aversión’ hacia el norte y el morbo: Una de las cosas que más se han presentado en los últimos años es ese ‘mame’ con la gente de Nuevo León, muchos creen que las aficiones de ambos clubes norteños están ‘agrandados‘, aunque muchos dirigieron su rechazo hacia la gente de Tigres, el club más ganador, por eso cuando llega esta fecha de clásicos, una parte de la afición neutra lo vea para ver si pierden, aunque hay que aclarar que otra gran parte ni le interesa. Con la actualidad de Tigres y Monterrey, y ya con el antecedentes de la final pasada, el clásico toma más importancia de la que se tenía antes. Creció en la opinión pública y ahora más allá de la rivalidad, es un choque de estilo con los dos clubes que suelen jugar bien, y eso es lo que llama la atención.

Si bien el Clasico Regio no tiene el impacto del Clásico Nacional, Joven o Capitalino, es una realidad que está creciendo, y que está tomando relevancia a nivel nacional, por todo lo que están haciendo los dos clubes, y no hablamos solo en el aspecto deportivo sino en lo social, la animadversión con la afición regia ha provocado que este partido tenga notoriedad, que se hable de ello, y que a su vez, se vea el juego. Aunque también se debe destacar que el hecho de que los dos clubes hayan empalmado en la misma época sus mejores versiones ayuda mucho a que el clásico Regio sea atractivo para el resto de los aficionados, y ya no solo sea visto como un partido de importancia local.

Es verdad que aun falta mucho, para que logre desbancar a alguno de los tres clásicos importante, pero van por el camino correcto, de entrada ya no es solo un juego visto solo en Nuevo León, sino que ya abarca espacios en las mesas de debates y en los principales programas deportivos mexicanos. Ya sea para bien o para mal, resulta importante para el crecimiento del clásico que se hable del partido. La final del Apertura 2017 si bien no tuvo el raiting esperado, si dejo entrever que poco a poco este clásico se está ganando al aficionado neutro.

 

 

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde