Jugar bien/Escribir bien
Liga MX

El maestro que necesita Diego Lainez

Diego es un jugador distinto en tiempos de iguales. El chico arrastra la pelotita de un lado para otro, parece un niño con suerte de adulto. A su corta edad defiende los colores de un grande como lo es el Club América, y aunque hay escépticos que cuestionan sus virtudes, ninguno puede atreverse a llamarlo ‘’malo’’.

Sin embargo, esos dotes pueden acabar en chispazos malogrados si no se le lleva de la mano en forma adecuada. No nos confundamos, que no nos referimos a minutos jugados ni a madurez física -en eso va bien- nadie puede pretender reducirle el juego para aumentarle las ganas, pues esas permanecen desde el primer día. Con llevarlo de la mano nos referimos a lo táctico y a lo mental. A que el futbolista se sepa genio sin que su mente se entere.

Miguel Herrera es un personaje con licencia suficiente para encasillarlo entre los ‘’buenos’’. Su forma de balancear la garra con la estrategia es peculiar -cada día mejor, preciso señalar- pero no sé que tan benéfico sea para Lainez un maestro tan protector, que al menor acierto lo elevará a nivel de selección, y los tropiezos los excusará como tiende a hacerlo cuando las cosas no se le dan.

Diego Lainez (18 años) es esperanzador por su talento, velocidad y drible

Imagino a Miguel Herrera como al padre pasalón, que sin importar cuan descarrilado vaya el hijo él siempre pondrá pecho ante la bala -algo que me parece correcto- y restará interés a los errores del chico -algo que me parece incorrecto- y este los hará parte de su día a día, creyendo que todo va bien cuando hay cosas por mejorar.

¿Miguel Herrera es el maestro que necesita Diego Lainez?

Partiendo de la idea de que Herrera es más motivador que maestro, comento que no. El Piojo le hará de maravilla cuando al niño se lo coma la prensa o caiga en mala racha -ahí sí lo necesitará- pero no cuando toque hablar de evoluciones tácticas o acomodos dentro del rectángulo verde. Miguel frenaría esos aspectos a pulir que lo harían diferente al resto, que callaría los pensamientos de quienes creen que el chico es un producto sobrevalorado.

Diego necesita a un maestro que le exija como figura y no le aplauda cada pase dado con buena técnica, cada corrida que acabe en línea de fondo o cada gol. Alguien como el que lo debutó o como quien lo haría mejor jugador. Alguien como Ricardo Antonio La Volpe o Ricardo Ferreti.

…lo juro por Diego…

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde