Jugar bien/Escribir bien
#Rusia2018

Una contradicción balcánica para el largo plazo

“…Croacia encarna una gran contradicción para quienes apostamos por la continuidad de las ideas…”

No hablemos de merecimientos, que eso poco embona en el fútbol moderno. Además, pocos merecían más que ellos la chance de ganarlo todo por primera vez. Tampoco involucremos las ganas, que en cualquier competencia están las ganas de ganar. ¿Entonces? Vayamos más allá…

Con poca historia, un proyecto medio raro y algo de talento, los croatas están a un partido de cambiarlo todo. ¿Qué hicieron para llegar hasta aquí? 

Podríamos quebrarnos la cabeza en búsqueda de respuestas que en poco atenderían a la razón. Se me ocurre destacar la gracia del agraciado, que incluso en las peores halla la forma de salir avante, y sin embargo, fenómenos como Cristiano Ronaldo, Neymar o Lionel Messi apelarían con argumento bajo el brazo. Hablar de suerte es ingrato, respetando a los que sudan a nombre de ilusiones ajenas. ¿Proyecto serio? Croacia no lleva mucho con Zlatko Dalić en el banquillo, y el hombre ya se ganó un espacio en los libros de historia.

¿Qué nos queda? Preguntamos los necios, los enfermos de respuestas. Nos queda confiar en la voluntad de la pecosa, entender que no hay sistema o esfuerzo que le reste autoridad. Ni Guardiola con sus fórmulas, ni Marcelo Bielsa con su peculiar forma de inyectarle pensamiento a la pelota, ni Diego Armando Maradona y su manía de mezclar rivalidades nacionales con cuestiones banales valen más que la maestra de la escuela.

El juguete quiso recordarnos lo insignificante que somos frente a su mística, y hoy no nos queda más que disfrutar el disparate.

…lo juro por Diego…

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde