Jugar bien / Escribir bien
Liga MX

Las 5 claves de Santos campeón, según Edu Torres

1- Mantener a Siboldi: Difícilmente alguien conocía mejor al club en ese momento que el director de Fuerzas Básicas, había pasado mucho tiempo como entrenador en filiales de Cruz Azul, en Dorados, como auxiliar, entrenador de porteros y no encontraba su lugar ideal, pero en la Comarca se halló lo que necesitaba, con paciencia y trabajo pudo llegar a donde está hoy.

No intentó hacer algo que no podía, puso a los mejores en cada posición y tenía un fútbol práctico. Defender en espacio corto y atacar en espacio largo, lo que todos quieren hacer él lo hizo y así fue llevando a su equipo. Durante una parte importante de la temporada se mantuvo como líder general, supo tratar dentro de una “rotación” a Furch, Djaniny y Rodríguez según lo iba pidiendo la planeación del partido. A veces usaba a los 3 o a veces solo a 2, e internamente parecían llevarlo bastante bien. Esto es fundamental para que el grupo le tenga fidelidad y mucho respeto a su entrenador.

2- Contrataciones: El más importante sin ninguna duda fue José Juan Vázquez que no venía de hacer grandes participaciones con Chivas, se hizo un intercambio por Gael Sandoval y Ronaldo Cisneros, para muchos puede parecerle mal porque perdieron jugadores importantes a futuro, pero lo cierto es que fue un intercambio que valió un campeonato.

Cuando llegó Gerardo Alcoba mucha gente también se cuestionaba el por qué, Izquierdoz y Araujo estaban muy fijos en la central, Alcoba le estaba costando mucho y tras la lesión de Néstor apareció y fue muy importante sobretodo en liguilla, haciendo una defensa central bastante fuerte que, aunque sí sufrió goles, mantuvo un equilibrio importante, un punto que se tocará más adelante.

Jesús Isijara había tenido unas muy buenas temporadas con Necaxa, jugando por derecha con profundidad y asistencia, y eso necesitaba Siboldi para su idea de transición ofensiva rápida y ordenada, que pudieran servir a Furch y Djaniny, o incluso ser un buen revulsivo.

3- Equilibrio ofensivo: Abella, Izquierdoz, Araujo y Villafaña fue la base. Terminó siendo Abella, Izquierdoz, Alcoba y Angulo manteniendo prácticamente la misma calidad al momento de defender en zona, marcaje individual y también apoyando mucho a Vázquez en la zona de contención protegiéndolo. Eso habla bastante bien que la organización defensiva del entrenador, que no depende solo de los hombres, sino de una idea de juego.

4- Profundidad de plantilla: Si no jugaba Isijara podría estar Cortés, si no estaba Osvaldo Martínez podría jugar De Buen, se lesionó Araujo y apareció Alcoba, Angulo fue una aparición importante con mucho futuro incluso para selección, Cetre fue paciente y creciente en fuerzas básicas y en liguilla fue resolutivo cuando participó, Rodríguez desde la banca hacía que no se perdiera la dinámica ofensiva.

5- ADN de campeón: Tengo que mencionar específicamente a Jonathan Orozco, Carlos Izquierdoz, José Juan Vázquez y Osvaldo Martínez que son auténticamente jugador altamente competitivos. Orozco alcanzó su tercera liga, Izquierdoz la segunda, Vázquez la cuarta y Osvaldo Martínez la quinta.

Eduardo Torres
@edutorresr

Comentarios

Article written by:

"El fútbol como elemento estético"

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde