Jugar bien/Escribir bien
Futbol internacional

Salah no necesita el balón de oro

Lo que está sucediendo con Liverpool esta temporada no es ninguna casualidad, todo es resultado de un trabajo técnico, técnico y ánimo que Klopp ha podido desarrollar, lo que hizo en Dortmund adaptándolo a la idiosincrasia del puerto, pero ese será un tema que desarrollare otro día.

Han resaltado varios jugadores para bien, como lo que llegó a ser Henderson, Robertson como lateral izquierdo, la aparición de Arnold y algunos otros han quedado a deber como Mignolet, pero en todo este tiempo el que se roba los reflectores, sobre todo después de su exhibición ante Roma en semifinales de Copa de Europa, es claramente Mohamed Salah.

No han tardado en salir historias de su niñez, algunas cosas de lo complicado que era jugar fútbol en Egipto, el rechazo del Chelsea y demás historias a las que solo les cambian el nombre cada que un jugador comienza a brillar, como Vardy o Mahrez hace unos años. Así funcionan las redes sociales para enaltecer a cualquier futbolista, y no se preocupen: durante el mundial surgirá otro futbolista y pasarán las mismas historias, pero hoy le toca a Mohamed Salah.

Una de las situaciones que más he visto replicarse en mi twitter es que Mohamed Salah merece ganar el balón de oro, todos haciendo referencia al año en número que ha tenido. Seguramente uno de los delantero más productivos en el orbe actualmente, nadie, absolutamente nadie, puede quitarle mérito a todo lo que ha hecho, pero ¿pedir el balón de oro?

Desde 2008 comenzó una guerra absurda por quien debe llevarse a casa ese trofeo, desde entonces lo han ganado Cristiano Ronaldo y Messi. Una distinción innecesaria, absurda y confusa en un deporte donde es más importante el escudo de adelante que el nombre en la espalda de la camiseta. Los seguidores de Lionel y Cristiano se desgarran las vestiduras peleando, alegando y humillándose para defender a sus próceres en unos actos que rayan lo ridículo, todo para qué, ¿para tener una distinción que, popularmente, dirá que fuiste el mejor?

El fútbol llegó a un punto donde lo hemos pervertido tanto, prensa y aficionados, que nos parece imposible disfrutar de un equipo o un futbolista si no tiene un distintivo de algún tipo de metal. ¿Tanto valor le dan a un trofeo? Hay suficientes partidos para ver, para gozar y para luego platicar con los amigos sin necesidad de decir quién tiene, quién debe tener o quién nunca tuvo un trofeo individual. Mohamed Salah es muy bueno,casi en todos sus equipos se ha convertido en un jugador trascendente, pero ¿saben qué va a pasar si no le dan un balón de oro? Absolutamente nada, todo lo que hizo sigue valiendo exactamente igual. Y ojo: si se lo dan, tampoco es que lo que ya hizo tenga más valor o solo por ese distintivo sea ya mejor jugador.

Empecemos a hacer lo que se nos complica tanto: disfrutar del fútbol sin exigir que suceda lo que por algún tiempo nos han dicho que debe suceder.

Iniesta nunca ganó una de esas cosas.

Eduardo Torres
@edutorresr

Comentarios

Article written by:

"El fútbol como elemento estético"

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde