Jugar bien/Escribir bien
Liga Mx

Chivas 0-1 Veracruz: el fin del camino y el inicio de la salvación

En polos opuestos pero con una misma necesidad, Chivas recibió en casa a un Veracruz urgidísimo de resultados para consolidar la permanencia en el máximo circuito. A tres fechas del final de la fase regular del torneo, Chivas podía, sólo de ganar ante el escualo, entrar de lleno en la pelea por la clasificación a la liguilla. Sin embargo, los jarochos no tenían otra opción mas que la victoria. Ello supuso una búsqueda que se consolidó sumamente temprano en el partido.

Guadalajara apostó por un jovencísimo equipo que vio debutar en primera división a Benjamín Galindo Jr (hijo del gran futbolista de Chivas, Benjamín Galindo) y que supuso el retorno a la titularidad de Alejandro Mayorga, Gael Sandoval, Michelle Benítez, Óscar Macías y Édson Torres. A los experimentados se sumaron Jair Pereira, Isaac Brizuela y Alan Pulido, Con dichos nombres, Matías Almeyda dispuso un 1-4-2-3-1 como el que se muestra a continuación:

Con un cuadro prácticamente alternativo en su totalidad, la velocidad desenfrenada del chiverío quedó de manifiesto durante los noventa minutos. Sin embargo, las jóvenes Chivas sufrieron el tropiezo mayor con apenas veintiséis segundos de juego debido a un error de Benjamín Galindo en la salida, justo en el lado derecho del área propia. El encargado de sentenciar el marcador desde los albores del partido, Daniel Villalva.

A partir de ello, el guión del partido mostraría a un Guadalajara volcado al frente, con combinaciones a altísimas revoluciones que redituaron en llegadas más o menos constantes por el flanco derecho, en donde combinaron mucho Isaac Brizuela desde la lateral, Fernando Beltrán por dentro y, por momentos, Gael Sandoval con el apoyo de Alan Pulido y sus diagonales.

Los de Guillermo Vázquez, por su lado, al haber hallado premio antes de lo pensado, recularon y buscaron obstruir el tránsito de pelota que persiguió el cuadro local. Inicialmente, lo lograron con un sistema espejo al del Rebaño Sagrado pero, en sí, el hombre referencia en punta, Miguel Murillo, no consiguió inquietar a la dupla Pereira-Galindo. Ello sí fue conseguido, en contadas ocasiones, por Luna, Esquivel y Villalva.

Con la creciente iniciativa ofensiva, la poca creatividad para romper el cerrojo de cinco que formó en el fondo el escualo, el setenta y tres por ciento de posesión acumulado al final del encuentro y el setenta y cinco tan solo en la segunda parte, las veinte llegadas con únicamente seis disparos a puerta y diez dentro del área y la inexperiencia de gran parte del once que dispuso Almeyda, Chivas dejó lo que muy seguramente significó la última posibilidad de aspirar a la fiesta grande. Le quedará enfrentar el nuevo fracaso en liga y sellar, como visitante, su pase a la final de la Liga de Campeones de CONCACAF ante el New York Red Bull.

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde