Jugar bien / Escribir bien
Liga Mx

El alumno preferido de Paco

Desde que Francisco Jémez llegó a Cruz Azul se suponía que iba a necesitar de gran nivel en sus centrocampistas, se contaba ya con Rafael Baca y con Francisco Silva y además se sumó a Gabriel Peñalba, quien era posiblemente uno de los futbolistas con mejor técnica individual en la Liga MX. De estos 3 futbolistas el de menor cartel era el mexicano Rafael Baca quien además de todo contaba con la desventaja de aparecer como no formado dentro de la regla 10/8 por haber sido formado en Estados Unidos. Nadie se imaginaba que a 10 meses del debut de Jémez en Cruz Azul sería él quien tendría la condición de inamovible del técnico español.

A Rafael Baca lo habíamos conocido como un centrocampista destructor en la etapa de Tomás Boy, lo suyo era desechar los ataques rivales y no la organización desde la base y por eso no hacía sentido como el mediocentro de Jémez que requería una capacidad distributiva que el de Michoacán no tenía ni por asomo, así que se decidió por Gabriel Peñalba para este rol que se encargaría de sostener el equipo y de clavarse entre centrales para dar salida, mientras que Baca fue puesto un escalón por encima como un volante mixto para complementar la falta de dinámica de Peñalba.

Rafael fue quizá el recurso más importante que tenía el equipo para la recuperación tras perdida durante el primer semestre de Paco Jémez, en cuanto Cruz Azul perdía la pelota nuestro protagonista se lanzaba a presionar de forma agresiva tal y como lo exigía su entrenador. Lo hacía sin excepción durante los 90 minutos de cada juego y en todas las zonas del campo

Esto le valió el reconocimiento de su entrenador que no lo quitaba en ningún juego, sin embargo, la sensación era que la nueva posición le estaba costando por su falta de idea en el futbol ofensivo. Sus pases eran demasiado intrascendentes, rara vez se atrevía a hacer algo más una vez que pasaba ¾ de campo y esto para un equipo al que los rivales constantemente se le paraban en los últimos 20 metros del campo era conceder demasiadas ventajas. Rafael tenía que atacar con muchísimo más sentido, cargar el área constantemente, servir de desahogo de sus compañeros e incluso atreverse a disparar un poquito más. Tenía que ser al 100% un box-to-box y hasta ese momento no lo estaba sabiendo ser en su totalidad.

Para este torneo Baca se ha mostrado sustancialmente mejor, ya sea como mediocentro en algunos juegos como vs Monterrey donde sin ser aún su fuerte si se le ve una sustancial mejora en la capacidad distributiva, o como interior donde cada vez se le ve más seguro al cargar el área, sus participaciones con balón vienen acompañadas de mucho mayor sentido y por supuesto las piernas libres de desgaste siguen presentes.

Aún queda mucho que mejorar, porque el centrocampista celeste debe saber a sus 28 años que conforme sigan pasando los años, esa capacidad para nunca dejar de presionar va a ir mermándose y entonces si su futbol tendrá que depender de la inteligencia para saber qué zonas ocupar y qué hacer con la pelota en los pies. Pero por lo pronto en Rafael Baca se identifica gran parte del trabajo de Paco Jémez, y es probablemente el futbolista que más ha evolucionado bajo su mando.

Comentarios

Article written by:

Un día me propuse entender lo mas que pudiera del futbol, y cada cosa que entendiera compartirla con quien le interese, por estoy aquí. De Cruz Azul por siempre y para siempre, pero siempre disfrutando de cualquier juego y cualquier equipo que ame al balón como yo lo hago.

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde