Jugar bien / Escribir bien
Uncategorized

Juego de esquemas espejo

3 centrales vs 3 centrales, así se nos  presentaba el duelo del viernes por la noche cuando Cruz Azul visitaba Puebla tras una Fecha FIFA que lo dejaba exento de la presencia (por lesión) de su mayor generador de juego: Ángel Mena.

Cruz Azul no acostumbra a jugar con línea de 3 en Liga como si lo hace en Copa, sin embargo, gran parte de esta idea de hacerlo el viernes pudo ser para emparejar el juego en cuanto a lo táctico con un sistema espejo y que así fuera más probable que el cuadro de mayor calidad técnica se impusiera en el marcador, sin embargo, aunque a nivel ejecución y decisión Puebla es un equipo bastante pobre hay que reconocer que el trabajo de Rafael García los ha colocado como un cuadro que trabaja de excelente forma los movimientos coordinados como equipo.

Por el otro lado, Cruz Azul tuvo muchas fallas que costaron que este fuera quizás uno de los peores juegos de la era Jémez. La idea de que uno de los 2 pivotes (Baca y Silva) estuviera cayendo a banda para ser quien cubriera la zona derecha en fase defensiva fue una salvación para evitar que Edgar Méndez, quien era en si el que por la posición inicial en el esquema hubiera tenido que defender esa zona, tuviera que hacer ese desgaste de bajar casi hasta la lateral.

Rodríguez y Baca cerrando en linea de 5, Aldrete y Mendoza como marcadores y Domínguez de libero

A diferencia de muchos otros clubes, Puebla decidió no efectuar una presión alta a Cruz Azul, si no decidió dejarlos avanzar en los primeros metros con el balón controlado para después ya cerrar líneas de pase y robar una vez que había espacio a las espaldas de los centrales de Cruz Azul para explotar a velocidad. El movimiento de Cruz Azul de que uno de los pivotes cayera a la banda fue todo menos positivo a la hora de atacar, puesto que al tener constantemente un hombre menos por dentro del campo se hacía difícil la progresión por dentro y que el equipo pudiera tener un correcto asentamiento en campo rival.

Para el segundo tiempo ambos entrenadores buscaron básicamente lo mismo, que sus equipos hicieran más seguras sus posesiones en campo rival, Rafael García lo hizo con la entrada de un delantero que cubre bien la pelota como el canadiense Lucas Cavallini que podía ser opción para ser más directos en los primeros pases. Cruz Azul por su parte dio ingreso a Cristian Giménez para hacer una doble mediapunta con Gabriel Peñalba y se pudiera enlazar mucho mejor los ataques del equipo.

Este cambio de Cruz Azul hubiera sido menos necesario si desde el inicio del juego el delantero que bajara a enlazar hubiera sido Felipe Mora y no Martín Cauteruccio, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones era el uruguayo quien solía decidir mal al recibir en zonas más bajas del campo a diferencia del chileno que es más hábil para asociarse y girar al recibir de espaldas al marco.

Al final ninguno de los 2 equipos logró generar oportunidades de peligro y todo quedó en un 0-0 que no perjudica a ninguno de los equipos pero que tampoco les es de ayuda para lograr los objetivos, como lo son la salvación para Puebla y la Liguilla para la Máquina.

Comentarios

Article written by:

Un día me propuse entender lo mas que pudiera del futbol, y cada cosa que entendiera compartirla con quien le interese, por estoy aquí. De Cruz Azul por siempre y para siempre, pero siempre disfrutando de cualquier juego y cualquier equipo que ame al balón como yo lo hago.

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde