Jugar bien / Escribir bien
Premier League

Nacido para ser villano

Hay gente que nace con estrella, con esa facilidad para lograr que la gente los quiera, con un carisma digno de actor de cine de comedia, y en el futbol hay muchos de estos casos. Sin embargo, los hay también de aquellos que nacieron estrellados, que les cuesta trabajo ser queridos y que incluso parecen disfrutar hasta cierto punto de que la simple pronunciación de su nombre provoque que más de uno ponga el ceño fruncido con una mueca de disgusto. Y es justo a esta clase de personas a las que pertenece Diego Costa.

Diego Costa podría ser fácilmente reconocido en la época actual como el villano favorito del futbol profesional, porque en una época en la que se ha buscado recuperar todo lo estético que conlleva el futbol posicional (rescatado y evolucionado por Josep Guardiola), Diego representa todo lo contrario.

Costa es posiblemente considerado más como el primer defensa de su equipo, que como el atacante principal. La forma en que va a perseguir a sus rivales tras cualquier perdida es digna de un video chusco de internet de algún civil siendo perseguido por un animal, chusco para todos menos para el perseguido claro está. El mismo Jorge Valdano reconoce que le guarda cierto cariño a Diego Costa por el hecho de que durante su carrera, ha vengado todas y cada una de las patadas que han recibido los centros delanteros por años de parte de los defensores centrales.

En una época en la que se ha buscado recuperar todo lo estético que conlleva el futbol posicional, Diego representa todo lo contrario.

Esa forma de correr tan suya resulta completamente antiestética para quien sea que la observe, incluso molesta de ver para algún romántico radical del futbol. Correr detrás del balón en acciones que la mayoría de las veces él se provoca con recepciones dirigidas (sí, dirigidas pero a 20 metros de él) ya es la estampa de su juego. Una estampida de búfalos ocurre en cada ocasión de estas.

“Los delanteros de todos los tiempos estamos encantados de que Diego vengue todas las patadas que hemos recibido. Bien mirado, está haciendo justicia”

-Jorge Valdano

Esta temporada con Conte en el banquillo estamos viendo probablemente al mejor Costa de su época en Chelsea, al tener un socio como Eden Hazard mucho más interiorizado le permite caer con más facilidad al lado izquierdo para hacer ese recorte hacia dentro tan característico de un depredador del área.

Sólo en nuestra imaginación quedará qué hubiera pasado si hubiese decidido jugar con la elástica brasileña y no con la española, que con el poco espacio que le otorgan en ataque para sus galopadas afectan en gran medida al gran villano del futbol actual.

Puedes darme follow e interactuar en mi twitter @L_Pena7

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde