Jugar bien / Escribir bien
La Liga

Denis Rakitic y los ojos de Leo.

Leo Messi lo es todo en Barcelona, consciente o inconscientemente condiciona cada detalle del equipo. Pudiera llegar a parecer que es fácil jugar a su lado, sin embargo es más complicado de lo que parece. Exige lo mismo que te ofrece. Necesita movimientos con y sin balón, buenos pases al pie, buenos apoyos. Si le das la oportunidad de marcarte la pauta y entiendes como mide el tiempo y espacio, puedes ser parte de su galaxia de estrellas. Pedro, Iniesta, Busquets, Alves, Rakitic, y, por supuesto, la “S” y la “N” del tridente han sido algunos de los invitados a sentarse en su mesa, no por amistad fuera del campo, sino por el entendimiento de los procesos mentales del argentino dentro del rectángulo verde.

Puede parecer temprano, pero hay un chico que quiere tomar asiento junto a todos ellos: Denis Suarez.

Gran parte del éxito de la primera temporada de Luis Enrique en Can Barca, aquella del triplete, radicó en dos condiciones futbolísticas de Messi: el famoso alley oop a Neymar, y su enroque con Ivan Rakitic al permutar las posiciones de interior y extremo derecho. Este movimiento permitía equilibrar al equipo cuando Leo se hacía omnipotente y funcionó hasta el grado de  que con sólo dos temporadas completas en su haber, Rakitic sea considerado por la afición como un histórico del equipo. Su sacrificio para siempre estar en el lugar correcto de la banda derecha ha sido apreciado en el Camp Nou.

2747492

Sin embargo, por decisión técnica o por plan de trabajo a futuro, Ivan ha perdido poder y presencia en la plantilla y el cuadro titular de Luis Enrique esta temporada, siendo quizá, el portugués André Gomes, el primer señalado para ocupar su lugar. Con características similares a las del croata, Gomes llego como opción a ser ese interior que tanto sacrificio y recorrido requiere sin embargo con el paso de los meses a André se le ha visto con mejores actuaciones corriendo a la par de Neymar y Alba, que compensado los espacios de Leo y Sergi Roberto. Su lugar es el interior izquierdo.

Y entonces la duda surge, ¿quién más puede jugar en el interior derecho? Hay opciones en Sergi Roberto y en Rafinha, siendo este último probado recientemente con buenos resultados gracias al gran sentido de juego con el que cuenta, propio de su experiencia juvenil en el mediocampo y su fase de falso 9 en el Celta de Vigo, pero quien en verdad convence a Luis Enrique, y a Lionel Messi, es el gallego de apellido Suarez.

Denis, con sorprendente aporte goleador en la última semana, puede ser esa persona que sustituya a Rakitic en el sistema, e incluso lo haga más efectivo. La naturaleza de este segundo Suarez en la plantilla, es igual de ofensiva que la de Ivan, aunque de características más exteriores. Su experiencia en Sevilla y sobre todo en Villarreal lo moldearon a forma de jugador experto en los movimientos tanto de fuera hacia dentro como de dentro hacia fuera. Su energía, principal atributo en un jugador que basa su juego en pasar de un lugar a otro en el campo de forma rápida, hacían pensar que su lugar aquí sería un extremo, pero con Messi omnipotente por la derecha y Neymar-Arda como el tándem elegido por la izquierda, poco a poco se le fue tirando hacia el mediocampo.

Su experiencia en Sevilla y sobre todo en Villarreal lo moldearon a forma de jugador experto en los movimientos tanto de fuera hacia dentro como de dentro hacia fuera.

Y no le ha caído mal, era justo lo que él necesitaba y lo que necesitaba Barcelona. Su llegada al vértice derecho del área cada vez que Messi actúa de media punta es la acción más recurrente en los últimos partidos, acción que por cierto ya capitalizó en un gol. La base y la bendición del 10 está puesta, sólo queda esperar que el potencial del jugador llegue a donde se sospecha.

El Betis, Atlético de Madrid y Athletic de Bilbao esperan por él en los próximos partidos.

 

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde