Jugar bien / Escribir bien
Opinión

Soy un adicto al sufrimiento

El 24 de Mayo de 2014 no fue un día normal para mí, desde el momento en que abrí los ojos sabía que ese día el equipo del cual soy aficionado podría levantar su primera orejona y ayudarme a sanar la herida causada 363 días atrás por el Cruz Azul, el otro equipo de mis amores.

Comenzó la final y yo estaba nervioso, mi mente aun no concebía que estuviera viendo a mis colchoneros jugar una final del torneo más importante del mundo pero la emoción era gigante.

Los primeros minutos no fueron nada fáciles, por ahí del minuto 20 Diego Costa se resintió de una lesión y tuvo que ser reemplazado y yo moría de miedo de saber que no contaríamos con nuestro goleador por el resto del partido, miedo que diluyo Diego Godín cuando tras una mala salida de Iker Casillas se levantó para marcar el 1-0.

Todo el partido me la pasé pidiendo el silbatazo final, caminando en círculos y mordiendo mi playera de los nervios. Todos sabemos cómo terminó ese partido y yo, vivía un momento parecido al que viví un año atrás en la final Cruz Azul-América.

Puedo decir que soy un colchonero de nacimiento, mas no que los he seguido toda mi vida porque me ocurrió algo parecido a la teoría que dice que la homosexualidad está presente desde que se nace pero que son ciertos estímulos en estas personas los que hacen que esta ya se haga evidente. Así fue en el sentimiento colchonero en mí, siempre estuvo presente pero poco a poco fui descubriéndolo en 3 etapas marcadas por 3 personajes.

El primer personaje fue Fernando Torres, El Niño me hizo empezar a tomar en cuenta al Atlético, gracias a él empecé a voltear a ver los de Manzanares

Tras la partida de Torres vinieron otros 2 personajes que por su conexión, su estilo de juego y sus goles me hicieron declararme un seguidor del Atlético de Madrid, estos 2 eran Sergio Agüero y Diego Forlán.

Para la tercera etapa vino Diego Pablo Simeone, con su pasión para dirigir el equipo el Cholo me hizo enamorarme de la elástica rojiblanca, para cuando se levantó la Copa del Rey yo ya amaba este equipo y en la histórica temporada 13-14 yo ya estaba loco por este equipo. La final de Lisboa en esta misma temporada realmente fue un momento sufrido para mi persona.

Y seguramente el sábado me despertaré con la misma ilusión de ver a este equipo coronarse y ver al capitán Gabi Fernández levantar nuestra primera orejona, porque vaya que cada uno de los integrantes de este plantel lo merecen. Y si vuelven a caer nada cambiará en mí, porque sé que ni apoyando a equipos como el Barcelona o Real Madrid que podrían darme más “satisfacciones” pero estoy seguro que no la disfrutaría como un logro del Atleti.

Yo necesito de esa adrenalina que me otorgan los equipos que elegí apoyar, de saber que en el último minuto todo puede cambiar, de no sentir nada seguro, de saber que a la hora de la hora puedo volver a ser el “pupas” de nueva cuenta.

Porque me costó 17 años admitirlo, pero hoy estoy feliz con eso. Yo, Luis Peña soy un adicto al sufrimiento.

 

Comentarios

Article written by:

Un día me propuse entender lo mas que pudiera del futbol, y cada cosa que entendiera compartirla con quien le interese, por estoy aquí. De Cruz Azul por siempre y para siempre, pero siempre disfrutando de cualquier juego y cualquier equipo que ame al balón como yo lo hago.

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde