Jugar bien / Escribir bien
Opinión

La continuidad en los banquillos

“Tengo claro por qué nos echan a los técnicos: por perder. Lo que aún no sé es porqué nos contratan. Es un misterio como el de la Coca Cola” Juan Manuel Lillo.

Pensar en continuidad en un equipo de fútbol es sinónimo de pensar en Sir Alex Ferguson, aquél mítico entrenador escocés que estuvo 27 años al frente el Manchester United, y antes de eso también tuvo un proceso importante en el Aberdeen que duró ocho años.

El escocés no ha sido el único con procesos largos, aunque algunos no se acercan a los 27 años de Sir Alex y otros lo superan, encontramos que Moyes duró 11 en Everton, Thomas Schaaf tuvo 14 años en el Werder Bremen, Arsene Wenger tiene 19 años en Arsenal, Ronnie McFall ha estado al frente del Portadown durante 29 años y Guy Roux que dirigió al Auxurre francés por 44 años.

Considero que creer como la única manera de continuidad el ejemplo de Ferguson es un error, porque son ejemplos bastante extraños en el fútbol y que son prácticamente irrepetibles, es por ello que hay que tomar referencias más reales, como la de Ricardo Ferretti en Tigres de México, que tomó el puesto en 2010 y hasta el día de hoy (marzo 2016) sigue al mando técnico-táctico del equipo azteca, teniendo sus debidas renovaciones de plantel y de juego, pero siempre manteniendo la base y la idea.

Fichar a un entrenador muchos clubes lo toman a la ligera, hay equipos que contratan al entrenador de moda, otros adquieren al más ganador esperando que se mantenga y nunca pierda, otros más contratan ídolos del equipo en su etapa como jugador, pero son muy pocas las instituciones que contratan ideas reforzadas con paciencia para trabajar.

“Las estadísticas son como los tangas: lo enseñan casi todo, menos lo más importante”. Juan Manuel Lillo.

¿Los números son importantes en el fútbol? Lo son, pero la labor principal de un entrenador es crear un modelo de juego adecuado y adaptable al equipo en cuestión, tomando en cuenta sus ideales y la materia prima que posee para trabajar e intentar dar un resultado. La creencia popular de fichar es buscar ganar, y tiene razón, pero para ganar primero hay que jugar, y para jugar primero hay que entrenar y para entrenar primero hay que saber qué se busca lograr, saber qué camino se va a buscar para llegar al destino.

Llega un momento inevitable en que el entrenador termina su relación de trabajo con un club, y siempre hay que tratar de que esto sea porque el equipo no juega bien, porque no se logró adoptar la idea, porque los cambio contornales al modelo de juego no eran suficientes, y no sólo porque perdió una final, porque perdió el derbi de la ciudad o por decisiones populares.

El fútbol necesita buenos proyectos para funcionar, para jugarse bien y para que los entrenadores puedan trabajar tranquilos sin pensar a cada momento “si no gano el domingo, me echan”.

Foto – uefa.com

Comentarios

Banner
Close
Gracias por apoyar Rectangulo Verde